Cientos de afectados por el paso destructor del tornado

  • Los vientos, de 180 kilómetros por hora, arrancaron 120 árboles, provocaron daños en unos 400 vehículos y desperfectos en cientos de casas · Sólo uno de los 21 heridos sigue ingresado en el hospital

Comentarios 1

Duró apenas unos segundos, en lo que seguramente fue el minuto más largo de las vidas de miles de malagueños. Pero la reparación de los cuantiosos daños que dejó tras de sí el tornado que en la noche del domingo cruzó Málaga llevará semanas. Sin embargo y pese a la caída y vuelo de miles de objetos, muchos cortantes, milagrosamente no hubo que lamentar la pérdida de vidas humanas, aunque se registraron 21 heridos. Trece personas fueron trasladadas al Carlos Haya y ocho, al Clínico. Todas con contusiones, crisis de ansiedad o cortes. La mayoría eran lesiones leves y fueron dadas de alta enseguida. Sin embargo, dos heridos, de 48 y 74 años, quedaron ingresados en el Carlos Haya. Ayer, este último recibió el alta. Sólo queda hospitalizado un taxista que estaba en la estación de autobuses cuando el tornado pasó por allí. Está estable.

Las cifras facilitadas ayer por el Ayuntamiento en la nota oficial dan una idea de la intensidad destructora del inusual fenómeno atmosférico. Más de 120 toneladas de escombros recogidas en unas horas por los efectivos de Limasa y los Servicios Operativos, 120 árboles arrancados de cuajo, más de 400 vehículos siniestrados, alrededor de 1.600 consultas telefónicas por daños y 655 peticiones de ayudas canalizadas. Desde el paso del tornado, los Bomberos de la capital efectuaron alrededor de 200 actuaciones en domicilios para prevenir la caída de más cristales, marcos de ventanas, antenas o elementos de terrazas sueltos. Además, el Ayuntamiento realojó en hoteles a 32 vecinos cuyos hogares sufrieron daños de gran consideración.

A las 21:30 del domingo, el tornado recorrió cuatro kilómetros de la ciudad, desde la barriada de Nuevo San Andrés hasta la glorieta de Manuel Alcántara, cerca de El Corte Inglés, a una velocidad cercana a 180 kilómetros por hora. Puso a prueba cualquier estructura o árbol que encontró a su paso. Muchos no resistieron. Según los primeros cálculos del Instituto Nacional de Meteorología, que ayer revisaba sus archivos y no encontraba uno tan intenso en la provincia de Málaga, alcanzó la categoría F1.

A los lugares más afectados por la catástrofe natural acudieron ayer por la mañana el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, acompañado por varios de sus concejales, el consejero de Turismo y Comercio de la Junta, Luciano Alonso, y la delegada del Gobierno andaluz, María Gámez. El Ayuntamiento movilizó ayer sus efectivos de la empresa de limpieza Limasa, de Servicios Operativos, Policía Local y Bomberos y habilitó ventanillas en todas las juntas de distrito para recoger las reclamaciones por daños y tramitarlas ante el Consorcio de Seguros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios