El Clínico controla con telemedicina a unos 550 enfermos del corazón

  • Los dispositivos que portan los pacientes se conectan a un módem que envía los datos al hospital · El sistema ahorra desplazamientos y permite una atención precoz

Unos 550 enfermos del corazón ya no tienen que desplazarse al hospital para el seguimiento de su patología. Son pacientes que portan marcapasos, desfibriladores o resincronizadores cardiacos y que gracias a las nuevas tecnologías están controlados por su cardiólogo sin tener que acudir físicamente a una consulta. La atención es on line y se hace de forma pionera en el Clínico. El dispositivo que el enfermo lleva implantado en su cuerpo transmite la información del funcionamiento eléctrico del corazón a un módem que tiene en su domicilio. Desde allí a su vez se envía a la Unidad de Arritmias del hospital.

Antes, salvo que el paciente sufriera una urgencia, el control en consulta se hacía un par de veces al año. Ahora se realiza a diario. Los propios dispositivos tienen un sistema de alerta que advierten de cualquier anomalía. Pero también el paciente puede dar la voz de alarma de forma manual a través del sistema de telemedicina si detecta parámetros anormales, un aviso que de inmediato reciben los cardiólogos del hospital.

Fue este sistema el que permitió detectar que Ángel Pérez, incluido en el programa de teleasistencia, había sufrido unas 70 taquicardias en 48 horas. El paciente -con 80 años, que hace tiempo sufrió un infarto y que ahora lleva un desfibrilador- fue ingresado de inmediato. El miércoles fue intervenido. Le practicaron una ablación de taquicardia ventricular. Desde entonces no ha sufrido más episodios. Ayer ensalzaba las ventajas de la telemedicina: "No hay que ser ingeniero. Para mí es cómodo porque sin tener que venir al hospital tengo la garantía de que estoy continuamente conectado y que me están controlando. Me siento más seguro". Según explicó, los facultativos "han entrado en mi corazón" y le han ido quemando zonas específicas de ese órgano para curarle la lesión que le provocaba la arritmia. Hoy estaba previsto que le dieran el alta.

Jesús Burgos, enfermero de Cardiología, acotaba que el sistema de telemedicina implantado en la especialidad es "como un cordón umbilical" entre los pacientes y la Unidad de Arritmias. El año pasado, el Clínico realizó más de 7.000 consultas on line a sus pacientes a través de este programa pionero. El responsable de la unidad, Javier Alzueta, apuntó que además de ser más cómodo para el paciente -ya que le evita desplazamientos- y de descargar las consultas presenciales, la iniciativa supone un importante avance clínico: "Permite un mejor pronóstico porque hay una detección precoz de los problemas". El seguimiento remoto acorta el tiempo de reacción de los cardiólogos ante una emergencia, lo que se traduce en una mejor evolución de los pacientes.

La mejora fue dada a conocer ayer por Alzueta y el jefe de Cardiología del Clínico, Eduardo de Teresa, en la presentación de las X Reunión de Arritmias Cardiacas, organizadas por el hospital malagueño, y que hoy y mañana reunirá en Marbella a unos 400 especialistas. Estas jornadas, que son bianuales, se llevan realizando desde hace 20 años, casi los mismos que cumple el área de Cardiología del Clínico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios