El Clínico iniciará en el verano la reforma de la segunda torre

  • La obra, que costará casi 4,3 millones, permitirá ganar 32 camas y abrir 49 nuevas habitaciones individuales. El proyecto tiene un plazo de ejecución de 27 meses

El Hospital Clínico sigue inmerso en la reforma más importante de su historia. Este año invertirá 11 millones de euros en obras y equipamiento. El proyecto de mayor envergadura es el remozado de la torre A con el que se crearán 49 habitaciones individuales, se ganarán 32 nuevas camas y se sumarán al edificio 3.700 metros cuadrados más. Cuando acabe la obra -que tiene un plazo de ejecución de 27 meses y que en una primera fase ya remodeló la torre B-, 90 camas del hospital se ubicarán en habitaciones individuales.

El gerente del Clínico, Antonio Pérez Rielo, anunció las inversiones ayer durante el balance que hizo de la actividad del centro en 2007. Sólo la reforma de la segunda torre costará casi 4,3 millones.

Otro proyecto es la ampliación del área de reanimación de anestesia, obra que supondrá una inversión de 235.000 euros y que permitirá incrementar el número de intervenciones. Estos trabajos ya están en ejecución.

De los 11 millones de inversión prevista para 2008, casi 4 se destinarán a equipamiento. El hospital prevé adquirir un TAC de 64 cortes, nuevos equipos para medicina nuclear, más aparatos de rayos y un mamógrafo digital para el centro de especialidades San José Obrero (Barbarela).

Al margen de proyectos, Pérez Rielo resumió resultados. Según el balance de 2007, los ingresos, los partos y las urgencias se han mantenido con respecto a 2006. Lo que ha crecido es la actividad quirúrgica, ya que se hicieron unas mil intervenciones más que el año anterior. Además, el hospital "ha pegado un salto" en el trabajo de tarde ya que aumentaron las operaciones, las consultas y las pruebas diagnósticas hechas en horario vespertino. También se incrementó la cirugía que se hace sin hospitalización, que se ha duplicado en el último trienio. "El hospital tiene más actividad y más cartera de servicios; eso no sólo nos permite tratar a más pacientes, sino también hacerlo en menos tiempos y cumplir los decretos", sintetizó el gerente.

Pérez Rielo aludía a las disposiciones que obligan a operar antes de 180 ó 120 días (según las patologías), a que la consulta con el especialista no tarde más de 60 días y que las pruebas diagnósticas se hagan en menos de un mes. El hospital, dijo, ha hecho los deberes en este apartado porque la demora media está en 70, 58, 45 y 15 días, respectivamente. "La mejora de los tiempos medios se debe a la posibilidad de trabajar por la tarde tras el acuerdo con los sindicatos", explicó el gerente. El presupuesto del Clínico en 2007 fue de 189 millones, 103 de ellos para personal, un 8 por ciento más que en 2006.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios