El Clínico repara la válvula aórtica con la del propio paciente sin usar prótesis

  • La técnica reduce el riesgo de infecciones, evita que el enfermo tenga que tomar medicamentos anticoagulantes de por vida y elimina la posibilidad de un rechazo

La válvula aórtica es la compuerta por la que sale la sangre del corazón al resto del cuerpo y la que evita que se vuelva hacia atrás. Cuando falla, provoca dificultad respiratoria, insuficiencia cardiaca o angina de pecho. Hasta hace poco, la solución era sustituirla por una prótesis. Pero el Hospital Clínico ha convertido ya en rutina quirúrgica una técnica -todavía novedosa en España- que permite repararla aprovechando la propia válvula del paciente.

Sus ventajas son varias. Al no utilizar prótesis, se evita el rechazo y se reduce el riesgo de infecciones. Además, los pacientes no tienen que tomar tratamientos anticoagulantes de por vida y, encima, a la Administración le sale más barato porque cada prótesis artificial cuesta unos 6.000 euros. "Esta técnica exige el esfuerzo de aprender, pero no cuesta nada", apuntó el cirujano cardiaco del Clínico, Miguel Such.

Deben aprender porque aunque la técnica permite preservar la válvula aórtica, los fallos pueden ser muy diversos. La válvula se asemeja a las cortinillas de una cámara de fotos. Unas veces el problema es que la sangre se vuelve hacia el corazón, otras que le falta una de las cortinillas o que se endurecen por el paso de los años.

Por eso, con la nueva técnica "hay que identificar bien el problema de cada válvula y planear una operación específica", explicó Such. El Clínico comenzó a utilizar la técnica en 2005, aunque generalizó su uso hace un par de años. Desde entonces ha intervenido a unos 50 pacientes con un nivel de éxito casi del 100%. De hecho, es el único hospital andaluz que ya usa la técnica de forma cotidiana (Las operaciones en las que se colocan prótesis también se siguen haciendo porque a veces la válvula ya está tan deteriorada que no se puede arreglar).

La trayectoria del Servicio de Cirugía Cardiaca del Clínico ha sido la razón por la que el hospital fue elegido como sede de un curso internacional sobre reparación de la válvula aórtica que contó con la presencia del profesor Hans Shafers, de la universidad alemana de Homburg, y de los 50 cirujanos cardíacos más prestigiosos de España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios