Colas de hasta tres horas en Comisaría

  • Extranjeros se quejan de la lentitud de los servicios de la administración y de la lentitud con la que son atendidos En ocasiones algunos aseguran que pasan esperando su turno toda la mañana sin éxito

La situación en la Comisaría de la Policía Nacional se ha vuelto un tanto complicada para los cientos de ciudadanos que diariamente acuden a solucionar sus trámites administrativos. Ayer, como se viene repitiendo desde las últimas semanas, se formaron aglomeraciones de personas que esperaban para ser atendidas. El personal administrativo no podía ir más rápido tratando de despachar el trabajo de la mañana. Desde primera hora de la mañana hasta las 14:00, decenas de personas confiaban en que llegara su turno antes de que se cerraran las puertas.

En la fila para la tramitación de documentos de extranjeros se agotaba la paciencia . Una ciudadana francesa esperaba con las manos llenas de papeles y carpetas para cumplimentar un formulario y entregarlo. "Es la tercera vez que venimos. Una vez vine yo, y otra mi marido. Creo que hoy [por ayer] tampoco dará tiempo a que me atiendan, y ya llevo aquí tres horas". A pesar de preferir permanecer en el anonimato, comentó que "no tiene sentido esperar tanto para entregar un simple papel y que lo sellen".

La gestión del DNI y el pasaporte, sin embargo, dispone de cita previa, por lo que en unos veinte minutos, si se presenta la documentación requerida, puede estar todo solucionado. Así lo manifiestaba un grupo de personas que comentaba la rapidez de los empleados que les habían atendido, al salir del edificio: "Con la cita previa no nos han hecho esperar demasiado tiempo. Han ido muy rápido". Era también el caso de Toni Jäuvinen, un joven finlandés que esperaba en la puerta a que saliera un amigo porque él ya estaba listo: "Nada más que hemos estado en la cola 15 minutos, no es demasiado tiempo", dijo en un inglés aprendido. John Jairo es un ciudadano colombiano que llevaba dos horas y media esperando en la fila. "No podemos pedir cita previa, simplemente hay que venir, hacer la cola, coger el recibo para abonar las tasas, ir al banco, pagar y volver a hacer la cola de nuevo". Al mismo tiempo se lamentaba: "No me va a dar tiempo a hacerlo todo hoy, otra mañana más tirada a la basura".

Como suele ser habitual, alguien intentó acercarse a los trabajadores de la recepción a preguntar si debía esperar o no. Su aire de despiste hizo que la mayoría de la gente de la fila mantuviera la calma. A pesar de la vigilancia policial -hay agentes en los accesos y salidas del edificio-, fue un miembro de la administración quien salió para advertirle de que debía permanecer en la fila, con tono firme y decidido: "Hay mucha gente esperando, tiene que aguantarse". Mientras, en el exterior se escucharon comentarios sobre lo que ocurría: "¡No te cueles!".

Muy cerca del edificio, oportunamente emplazado, hay un estudio fotográfico. En su escaparate un cartel reza: "fotos de carné". Allí conocen muy bien la opinión de aquellos que van a tramitar algún documento: "Los clientes suelen venir con mucha prisa. Muchos de ellos se quejan de las elevadas tasas y del sistema de citas, que no les evita esperar en la fila", comentó Manuel Modelo, propitetario del negocio. "A veces piensan que se han metido en internet para nada, que si hubieran venido sin cita sería lo mismo", dijo, refiriéndose a que aunque la cita apunte una hora concreta, lo habitual es tener que esperar igualmente.

Las citas se pueden gestionar a travñes de internet. Lo habitual es que el trámite quede realizado en la misma mañana a pesar del retraso. Si la intención es hacer algúna gestión sin cita, nadie escapa de tener que madrugar para hacer cola. Toca paciencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios