Condenado a casi 11 años de cárcel el capitán de la Guardia Civil que mató a su yerno

  • El tribunal ha tenido en cuenta tres atenuantes, por lo que la pena ha quedado rebajada

El capitán en la reserva de la Guardia Civil José Navarro ha sido condenado a diez años y ocho meses de prisión por el asesinato del novio de su hija y el intento de homicidio del hermano de la víctima, hechos ocurridos en febrero de 2005 en Rincón de la Victoria.

El acusado, que está en prisión preventiva desde entonces, se enfrentaba a una petición de fiscal de 22 años de cárcel, reclamación que ascendía a los 30 años en el caso de las dos acusaciones particulares personadas en el procedimiento. El tribunal, sin embargo, ha tenido en cuenta los atenuantes de embriaguez, confesión del hecho y reparación del daño en el caso del asesinato, por lo que le impone una pena de siete años y ocho meses de prisión por este delito. Respecto al intento de homicidio, la pena impuesta ha sido de tres años de prisión y se ha tenido en cuenta el estado de embriaguez del acusado.

La Sección Tercera de la Audiencia, encargada de enjuiciar los hechos, también ha fijado una indemnización de 130.000 euros para los padres de la víctima, un joven de 20 años, y un total de 40.000 euros para los dos hermanos.

El suceso ocurrió el 10 de febrero de 2005. Esa mañana, el acusado se dirigió a la casa que su hija compartía con su novio desde hacía sólo unos días, relación que la familia de la chica no veía con buenos ojos por los antecedentes del joven. El hombre entabló una discusión con su yerno en la puerta del edificio y cuando éste se volvió para entrar en casa, le disparó. Lo hizo hasta en cinco ocasiones, y luego lo intentó con el hermano de la víctima, que había salido al oír los disparos. Cuando terminó el forcejeo entre ambos, el guardia civil llamó a la Comandancia de Rincón para confesar lo que había hecho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios