Condenados por intentar vender cajetillas llenas de corcho y clavos simulando que era tabaco

La Audiencia de Málaga ha confirmado la sentencia que condenó a dos hombres por intentar estafar a dos quioscos a los que ofrecieron cartones de tabaco de contrabando rellenos de corcho y clavos para simular que eran los cigarrillos. Así, se desestiman los recursos presentados por las defensas. Según se declaró probado por el juzgado, y consta en la sentencia de la Audiencia, los dos acusados idearon un plan y ofrecieron a los quioscos ubicados en una plaza de Pizarra y en una calle de la capital 26 cartones de tabaco de contrabando.

El precio al que vendían la mercancía oscilaba entre dos y 2,20 euros por cajetilla, a pesar de que, dice la resolución, los acusados "sabían que dichos cartones no contenían cigarrillos sino que estaban rellenos de corcho con clavos de hierro con la finalidad de simular el peso de la cajetilla y dar apariencia de autenticidad".

Los acusados no llegaron a conseguir su propósito ya que los dos propietarios de los quioscos a los que ofrecieron los cartones se negaron a comprar el tabaco ofrecido. Tras ser detenidos, los agentes de la Guardia Civil comprobaron que no había tabaco y se incautaron de 260 cajetillas.

Por estos hechos, ambos acusados fueron condenados por un delito de estafa en grado de tentativa, imponiendo a uno la pena de tres meses de prisión y a otro la de cuatro meses y 15 días de cárcel, al ser reincidente. La sentencia fue recurrida por las defensas, alegando error a la hora de valorar la prueba. El Tribunal rechaza los argumentos y estima que el tabaco era común y había un reparto de papeles, pues uno esperaba en el coche y el otro negociaba la venta. Además, no cree a los acusados cuando dijeron que ellos fueron engañados porque pensaban que llevaba cigarros, ya que son "profesionales" del contrabando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios