Conejo implora a San Judas Tadeo

NO se desvela ningún secreto cuando se afirma que el PSOE de Málaga parte en desventaja en la carrera que llevará a los ciudadanos a las urnas el 28-M. Razón por la que los dirigentes de este partido se levantan cada mañana con la intención de buscarse un sitio al sol que permita a los ciudadanos conocer sus pretendidas bondades junto a los presuntos defectos del enemigo.

Francisco Conejo, principal agitador de las filas socialistas, concurría ayer ante los medios, junto a Miguel Ángel Heredia, que daba a conocer al mundo los planteamientos de la política educativa de los socialistas, con el objetivo de retar al Partido Popular y al alcalde de la capital, Francisco de la Torre, a que mantengan al margen de la campaña y la confrontación política a las instituciones públicas. "Nosotros nos comprometemos", dijo solemnemente Conejo que parecía implorar a San Judas Tadeo, patrón de los imposibles.

El responsable de Organización de los socialistas explicó que su candidata a la Alcaldía de Málaga, María Gámez, trabaja estrechamente con los ayuntamientos, "como es su labor", en su condición de delegada de la Junta de Andalucía, y lo "seguirá haciendo de esta forma hasta el último día legal". Conejo añadió que desde que se anunció la candidatura de Gámez el equipo de Gobierno del PP está nervioso, y quizá cayendo en la hipérbole, llegó a afirmar que desde ese momento "se tambalea el equipo de Gobierno porque es una buena candidata".

Le faltó tiempo a Francisco Salado, secretario general del PP de Málaga, para entrar al trapo del desafío lanzado por Conejo y exigir la dimisión de María Gámez. "Si quiere apartar a las instituciones de la campaña electoral, sea consecuente y exija la dimisión a la delegada provincial del Gobierno andaluz para que no utilice el cargo que ocupa para promocionarse como candidata a la Alcaldía de Málaga", sentenció Salado.

"Si es verdad que el PSOE está dispuesto a empezar el curso político con buen pie y juego limpio, es necesario que su candidata no haga un uso electoral de la Junta de Andalucía, algo que está llevando a cabo desde que la nombraron candidata", acusó el dirigente popular, que intentó poner en evidencia a la candidata socialista diciendo que "ya no se la ve por la provincia, sólo por la capital, lo que es el mejor ejemplo de que utiliza su cargo como delegada para promocionarse en la ciudad, y eso no es jugar limpio, así que debería dimitir por higiene democrática".

Mientras tanto, aunque todavía no toca, ya han comenzado a detectarse los primeros codazos entre los pretendientes a ocupar plaza en las futuras listas electorales. Un avezado observador de la vida municipal advertía de la necesidad de los populares de rejuvenecer su banquillo, aunque la mayoría de los ediles más veteranos, entre ellos el entrañable Antonio Cordero, ya han expresado su deseo de no apearse del escaño. Sin embargo, todo dependerá de la capacidad de dar paso a la renovación de Francisco de la Torre, que esta vez cuenta con la complicidad del presidente popular Elías Bendodo, que sí apuesta por las caras nuevas. Aunque siempre, el ya citado Cordero, Juan Ramón Casero, Diego Maldonado o Araceli González pueden argumentar que son casi de la misma quinta que el alcalde.

En lo que respecta al PSOE, desde la dirección se asegura que María Gámez "tendrá peso y criterio para coger el toro por los cuernos". Ya se citan nombres de algunos aspirantes y también de los actuales ediles que podrían continuar en la Casona del Parque. Entre ellos Rafael Granados, Mari Luz Reguero y Mari Carmen Sánchez. Pero ya estamos en el resbaladizo terreno de las especulaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios