El Consistorio quiere controlar 29 calles del centro con 71 cámaras en tres años

  • Comercio da a conocer la tercera fase del proyecto, que incluiría 25 dispositivos en 12 puntos, cuando aún ignora si llevará adelante la segunda etapa, frenada por problemas de financiación

El Ayuntamiento de Málaga sigue adelante en su aspiración de tener controlado por videovigilancia la práctica totalidad del centro histórico. Tras la puesta en funcionamiento de la primera fase el pasado año, con 17 cámaras, y a la espera de encontrar un aliado financiero que le permita iniciar la implantación de una segunda etapa, que incluye la disposición de otras 29, los responsables del área de Comercio ya tienen delimitada la que será la tercera ampliación, que permitirá abarcar otras doce calles y plazas del casco antiguo, con un total 25 cámaras más.

Así lo dio a conocer ayer el director de este departamento, Jorge López, en el marco del I Congreso de Comercio de la Confederación Nacional de Centros Históricos, en el que se dan cita 48 ciudades españolas. El funcionamiento del sistema de videovigilancia fue objeto de una ponencia que provocó especial interés entre algunos de los asistentes, algunos de ellos representantes de las asociaciones de los centros de Barcelona y Santiago de Compostela, donde este mecanismo está en tela de juicio.

De acuerdo con el calendario expuesto por López, la tercera fase de expansión de este sistema de control se desarrollará entre los años 2009 y 2011 y afectará a las calles Santa María, Compañía, Puerta Nueva, Panaderos, Granada, Santa Lucía, Sánchez Pastor, Plaza Mitjana, Mártires, Comedias, Méndez Núñez y Álamos. El presupuesto de esta intervención ascendería a los 635.000 euros, cuantía que hay que sumar a los 270.000 de la primera actuación y a los 655.000 en los que está presupuestada la segunda. En caso de que los planes municipales se hagan realidad, el centro histórico de Málaga pasará a estar controlado por un total de 71 cámaras, incidiendo sobre casi una treintena de zonas.

No obstante, este anuncio queda un tanto en entredicho si se tiene en cuenta la paralización de la segunda fase, afectada por los problemas de financiación del Ayuntamiento. Según explicó, el equipo de gobierno del PP dispone del 50% de la inversión necesaria, de un total de 655.000 euros, y está a la espera de que alguna otra Administración pública colabore aportando la otra mitad.

Durante su exposición, subrayó las ventajas que este sistema está suponiendo tanto para los comercios como para los vecinos del entorno. "Se mejora la percepción de seguridad", dijo López, quien apuntó que mientras los residentes ignoran en muchos casos dónde se encuentran instalados los dispositivos, "el que tiene intención de robar sí lo sabe". Todo ello ha traído consigo, apuntó, la apertura de nuevos establecimientos en el casco antiguo.

La política desarrollada hasta el momento por el equipo de gobierno cuenta con el respaldo absoluto de la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico, cuyo presidente, Rafael Prado, puso de relieve el buen resultado que está teniendo. A este respecto, aseguró que en las reuniones que ha mantenido con los responsables policiales estos constatan la disminución en el número de delitos tras la puesta en funcionamiento de esta medida y recordó que "una pareja que era buscada en toda Europa por el robo de joyerías mediante el método del alunizaje fue arrestada en Málaga gracias a la videovigilancia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios