La Cónsula y La Fonda, sin fe en su menú

  • Los trabajadores de ambas escuelas dudan de que el curso comience en septiembre con normalidad Critican la "falta de seriedad" de la Junta para cumplir sus compromisos

Comentarios 1

Tres años de incumplimientos reiterados por parte de la Junta de Andalucía, sufriendo retrasos en el pago de los salarios y lidiando con la inestabilidad en el desarrollo de la actividad formativa han hecho mella en los ánimos de la Escuela de Hostelería de La Cónsula, en Málaga capital, y La Fonda, en Benalmádena, que ven con recelo cualquier promesa por parte del Gobierno andaluz. Atrapados en un bucle al que no encuentran la salida, y con el impago de tres nóminas a sus espaldas, ambos centros temen que el próximo curso tampoco arranque con normalidad en septiembre, como está previsto.

Ayer, coincidiendo con el inicio de las pruebas de acceso, trabajadores y alumnos de las dos escuelas se concentraron a las puertas del restaurante de La Cónsula para escenificar una vez más la situación que atraviesan. Allí, unos y otros criticaron la "falta de seriedad" por parte de la Junta, "incapaz" de atajar un problema que afecta en total a 200 trabajadores en Andalucía, pertenecientes a 10 centros. Todos ellos, han convocado una manifestación en Sevilla para el próximo jueves 16 de julio, ante la Consejería de Educación, para protestar por esta situación.

Esta vez, según sostuvieron, se trata de una cuestión política y burocrática, ya que, la solución, a priori, pasaría por desbloquear el trasvase de competencias desde la Consejería de Educación a la de Empleo, paso previo para su integración en la Apaef. Dicho trámite estaba previsto para el último Consejo de Gobierno, pero, según los trabajadores, ni siquiera aparecía en el orden del día. Ahora, el Ejecutivo regional les ha comunicado su intención de que el traspaso se haga efectivo este próximo martes, y desde la Dirección General de Formación indicaron que siguen trabajando para tratar de cumplir con los compromisos. "Parece que hay un camino trazado que garantiza la continuidad, pero ahora mismo está parado. Si no se avanza nos quedamos estancados", explicó María Luisa Vargas, delegada de personal de La Cónsula.

De este modo, consideró que si la situación no se resuelve en lo que queda de julio, "en agosto no se va a hacer nada, y se llegará a septiembre y no vamos a poder empezar". "Hemos estado trabajando en otras ocasiones con cinco nóminas pendientes, pero qué le ofreces al alumnado si no tienes recursos para comenzar, no tendríamos ni servicio de limpieza llegados a esa fecha", manifestó. Por ello, Carmen Sánchez, representante de los trabajadores de La Fonda, reclamó a la Junta que se agilicen los trámites para que la escuela no vuelva a tener un año en blanco.

"Nos gustaría confiar, pero después de tantas falsas expectativas y de fracasos con las fechas, es complicado creer que vayan a cumplir con alguna de sus palabras", afirmó, para después apostillar: "Nos mienten cada vez que hablan". En el mismo sentido se expresó Cristóbal Blanco, jefe de cocina de La Cónsula, quien calificó la situación como "lamentable" y "desesperante". "Aquí hay gente que lo está pasando muy mal. Yo me pregunto si los políticos se queda alguno sin cobrar", destacó.

En cuanto a los estudiantes, el profesor aseguró que este curso no han realizado ni la mitad de las prácticas que les correspondían. "Nuestra formación casi se la han cargado, si el año que viene volvemos a empezar tarde, ya habrán tirado el curso totalmente", sostuvo Juan Mantero, alumno de Sala de La Cónsula, opinión respaldada por sus compañeros Jesús García y Antonio Ortíz, quienes reconocieron tener "pocas esperanzas" de iniciar el curso en septiembre. "Empezar creemos que empezaremos, porque han abierto la convocatoria para gente nueva, pero no sabemos cuándo", señalaron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios