Cruce de caminos en alta velocidad

  • Obras Públicas, en colaboración con Adif, ha ejecutado en las últimas semanas la colocación del puente que, sobre el trazado del AVE a Córdoba, permitirá llevar el tren de alta capacidad desde Sevilla a Antequera.

Comentarios 2

Hasta las grandes infraestructuras tienen algo de poético, por cuanto su ejecución obliga a redescubrir espacios, a innovar en las formas y maneras de entender la realidad. Una muestra de ello se ha observado días atrás en el municipio de Antequera, en el entorno de la estación de trenes Santa Ana, donde los trazados de lo antiguo y lo moderno se cruzan, donde la línea de alta velocidad que une Málaga con Córdoba se da la mano con el ramal hermano que, en unos años aún, enlazará la ciudad de El Torcal con Sevilla.

Durante varias jornadas de delicada labor, los operarios de la Consejería de Obras Públicas de la Junta de Andalucía, en coordinación con el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), estuvieron maniobrando en la ejecución de un viaducto especial. Lo es por las exigencias que el propio organismo estatal, dependiente del Ministerio de Fomento, plantea para poder realizar una estructura de este tipo sin afección alguna para el trazado ferroviario ya en servicio. Pero a este elemento práctico se suma otro más simbólico: el cruce de caminos que se dibuja entre los dos recorridos. Uno de ellos, ya cumple su función de unir la Costa del Sol con el centro de la meseta; el otro, una vez culminado, permitirá llegar desde Antequera a Sevilla, al tiempo que posibilita la opción de bifurcar el recorrido ferroviario hacia Granada.

La principal complejidad de la operación de montaje del viaducto, de 205,2 metros de longitud, radica en la necesidad de responder a una serie de requisitos. El mayor de todos es que para poder cruzar sobre la vía del AVE entre Málaga y Córdoba es necesario hacerlo mediante un vano central de gran longitud, al punto que alcanza los 86,40 metros. Una circunstancia que obliga a disponer de pilares en los que sustentar el tramo central del puente a esta misma distancia, sin punto intermedio de sujeción. Y todo ello sin poder interrumpir las circulaciones ferroviarias, por lo que los trabajos de montaje se han realizado de noche.

A todas estas complejas maniobras, según destacaron desde la Administración regional, hay que añadir las condiciones del terreno sobre el que se fija la estructura, de carácter sinuoso, lo que exigió a los responsables de la actuación la fabricación in situ el vano central. Según informaron desde la Consejería de Obras Públicas, lo que se ha hecho ha sido colocar el arco metálico del puente, mientras que en estas semanas, hasta el mes de febrero, se colocará el tablero que servrá de soporte para las vías del tren. Al tiempo, indicaron que ya se han ejecutado los estribos que dan continuidad al trazado, a uno y otro lado, que va en plataforma.

"Como no es una estructura convencional, el montaje se ha realizado mediante ripado", explicaron las fuentes consultadas. ¿Y qué eso de ripado? Es una operación que consiste en que con unas especies de gatos hidráulicos se va empujando el citado arco hasta colocarlo en su punto correcto.

Esta estructura colgada únicamente soportará una vía del AVE Sevilla-Antequera, mientras que el recorrido inverso se realizará mediante una plataforma localizada en paralelo a la línea AVE Córdoba-Málaga, una acción que facilita la operatividad de entrada y salida de trenes en estación Santa Ana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios