Denuncian al dueño de un bar familiar donde los clientes consumían drogas

  • Policías de paisano constataron que la clientela fumaba cannabis con total libertad en la terraza del establecimiento

Por las mañanas se servían desayunos y a medio día compartían espacio las personas que tomaban una caña acompañada de una tapa y los abuelos que jugaban su tradicional partida de dominó. La estampa del bar no difería de la cualquier otro si no fuera porque, a cualquier hora del día, un número alto de sus clientes aderezaban las consumiciones con el consumo de cannabis y otras sustancias estupefacientes. Esta situación ha desembocado en que el propietario del establecimiento, situado en la barriada de La Mosca, haya sido denunciado por permitir el consumo de sustancias estupefacientes.

Según explicaron fuentes policiales, la intervención se produjo la tarde del pasado viernes en un bar situado en la calle Eucaliptus, en la citada barriada, y la llevó a cabo una unidad de paisano de la Jefatura de la Policía Local del Distrito Este.

Los agentes estaban realizando tareas de vigilancia en la zona, después de que hubiesen recibido informaciones de que en el local se pudiese estar traficando, algo que era más que probable por operaciones anteriores que habían efectuado allí, y observaron como un individuo trapicheaba con otro.

Los investigadores prosiguieron observando las acciones del hombre y constataron que no era un hecho aislado y que eran diversas las personas que se aproximaban a él para adquirir sustancias estupefacientes.

Los agentes intervinieron y detuvieron al individuo, al que le incautaron varias barritas de hachís y algunas paquetillas de heroína y cocaína. Las citadas fuentes explicaron que todo apuntaba a que las dos últimas sustancias las llevaba porque se las habían encargado con anterioridad. Fue acusado de un delito contra la salud pública.

La actuación policial no concluyó en ese momento. Los policías constataron que este camello actuaba con total libertad dentro del establecimiento y que hacía las transacciones a la vista de la gente, por lo que decidieron denunciar al propietario del bar por permitirlo. Además, esta permisividad también era extensible a las personas que consumían cannabis en la terraza exterior.

Las fuentes consultadas señalaron que es muy complicado que el hostelero pueda alegar que no era consciente de lo que ocurría, ya que, según manifestaron, es habitual que la clientela del establecimiento fume hachís en su interior. El hombre fue llevado a identificar y fue denunciado por estos hechos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios