Detenido un vecino de Amy, llamado a declarar, que tenía delitos de tráfico pendientes

  • El arrestado, amigo de la familia, tenía dos órdenes de busca y captura por delitos cometidos contra la seguridad del tráfico

Un amigo de la familia de Amy Fitzpatrick y, supuestamente muy unido a la adolescente, quedó ayer detenido en el cuartel de la Guardia Civil de Mijas, a donde acudió para prestar declaración sobre la menor desaparecida el día de Año Nuevo en la localidad costera. Cuando los agentes que investigan el caso introdujeron el nombre del testigo en el ordenador se encontraron una sorpresa: había dos órdenes de búsqueda y captura contra él, una de ellas con ingreso en prisión, por delitos contra la seguridad del tráfico.

El hombre durmió anoche en los calabozos del cuartel. Pero, en principio, la detención no está relacionada con la desaparición de Amy. Sin embargo, los investigadores continuarán hoy con el interrogatorio ya que consideran que alguno de los datos que facilitó anoche en su declaración estaban poco claros. Algunas fuentes afirman que el ahora arrestado participó en la primera batida de busca por los alrededores de la casa de Amy e, incluso, apuntan la posibilidad de que hubiera accedido al ordenador de la menor desaparecida. Una vez complete su declaración, el detenido pasará a disposición judicial para su ingreso en la cárcel, según la requisitoria que pesa sobre él.

Pero antes que el detenido, el que volvió a ser interrogado fue el compañero sentimental de la madre de Amy, la joven irlandesa de 15 años. Dave McMahon explicó ante la Guardia Civil su relación con la menor después de que algunos testimonios apuntasen que no era cordial y que en las últimas fechas habían protagonizado algún enfrentamiento. Uno de ellos estuvo relacionado con el gasto en teléfono de la menor, lo que explica que ésta no portase el móvil cuando desapareció. No obstante, otras fuentes explicaron que estas desavenencias no iban más allá de las que puede tener cualquier adolescente que trata de rebelarse contra la autoridad de los adultos.

Dave McMahon acudió a las dependencias del Instituto Armado en Fuengirola sobre las 17.00 acompañado por la madre de Amy, Audrey Fitzpatrick. Ambos testificaron por separado. Abandonaron las instalaciones casi dos horas después, momento en el que compareció el amigo y vecino de la pareja, muy vinculado a la joven, que finalmente quedó detenido, al aparecer delitos pendientes en el ordenador policial.

El interés de los investigadores sobre esta persona se ha reactivado después de que Ashley Rubio, la mejor amiga de Amy, se entrevistase de nuevo con los agentes la tarde del martes. Durante la declaración, la menor rompió a llorar cuando los investigadores insistieron en las relaciones de su amiga y contó que cuando Amy discutía con su madre o Dave McMahon se refugiaba en casa de un señor mucho mayor que ella y con el que tenía una buena amistad. Ashley Rubio, testificó la tarde del martes por cuarta vez y se deshizo en lágrimas cuando fue requerida sobre las amistades de ésta con personas fuera de su círculo habitual. Además, los agentes de la Guardia Civil habían hecho pesquisas en los últimos días para tratar de localizar a un individuo que supuestamente estaba interesado en Amy.

La niña desaparecida pasó la Nochevieja en casa de su amiga Ashley Rubio, situada en la urbanización Calypso de Mijas, donde ambas estuvieron cuidando del hermano de esta última. La mañana del día 1 fueron a la vecina localidad de Fuengirola y tras almorzar en casa de Ashley, visitaron el zoco de Calahonda y regresaron a la vivienda. El rastro de Amy se pierde cuando supuestamente regresaba a su casa de noche.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios