Detenido el ex primer teniente de alcalde, antiguo edil del GIL, al llegar de viaje

  • José Ignacio Crespo fue arrestado el martes por la noche cuando llegó a Estepona tras pasar fuera unos días

José Ignacio Crespo, ex edil del GIL y fundador del Partido Estepona (PES), con el que el alcalde, Antonio Barrientos, pactó tras las elecciones de 2003, fue detenido el martes por la noche por su presunta implicación en la operación Astapa contra la corrupción urbanística en el municipio. Crespo había pasado el fin de semana fuera de Estepona y regresó el mismo día que estalló el caso. Crespo es el detenido número 26.

Este periódico contactó por teléfono con él el martes por la tarde y, según dijo, regresaba por carretera desde Murcia. "Estoy tranquilo y dispuesto a colaborar con la Justicia", declaró. En ese momento, el edil del PES dijo sentir "inquietud y malestar" por la detención de su compañero de partido, Manuel Reina, aunque nada dijo sobre su hermana, otra de las detenidas en la operación y que ayer, tras declarar ante la instructora del caso, quedó en libertad bajo fianza de 30.000 euros.

La otra persona vinculada al ex gilista que ha caído en este caso es Pedro López, ex coordinador de Urbanismo de Estepona durante el pasado mandato, cuando Crespo fue primer teniente de alcalde. El nombre de López apareció en las escuchas telefónicas grabadas en el caso Malaya, en una conversación en la que participaba Juan Antonio Roca, considerado el cerebro de la trama de corrupción de Marbella.

Natural de Madrid y licenciado en Derecho, Crespo llegó a Estepona en 1995 de la mano de Jesús Gil Marín, hijo del fallecido Jesús Gil y alcalde de Estepona durante cuatro años. Gil Marín abandonó la política en cuanto se sentó en la oposición, tras el pacto anti GIL firmado en 1999, cita con las urnas en la que no estuvo acompañado de su discípulo.

Fue la persona en quien Jesús Gil pensó para que fuera el candidato del GIL a la Junta, aunque los planes se frustraron. Para las elecciones de 2003 creó el PES y ofreció su apoyo a Barrientos para convertirlo en alcalde. No ocurrió lo mismo tras los comicios de 2007, cuando los independientes fueron ninguneados y Crespo se quedó en la oposición.

Gil Marín abandonó la política, pero dejó a Crespo y un gasto de 24 millones de euros sin justificar, según el Tribunal de Cuentas. En el crespoblog, el último artículo escrito por el edil del PES está dedicado al socialista Francisco Zamorano -El mago de Alpandeire, le dice-, al que se refiere como "íntimo enemigo". Zamorano es otro de los detenidos en Astapa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios