La Diputación lanza una inversión de 26 millones a un mes de las elecciones

  • El dinero se repartirá por tramos en función de la población de los municipios

El presidente de la Diputación de Málaga, Elías Bendodo, anunció ayer, a poco más de un mes para las elecciones municipales que tendrán lugar el 24 de mayo, que esta institución invertirá 26 millones de euros para impulsar la economía y el empleo en todos los municipios de la provincia. Bendodo le comunicó a los alcaldes que asistieron ayer a Diputación que este dinero procede del superávit que ha tenido la Diputación en 2014 y se destinarán a proyectos que tengan una vida útil, como mínimo, de cinco años.

El dinero se repartirá por tramos en función de la población de los municipios, con un criterio de corrección que, según la Diputación, "beneficia a todos los menores de 20.000 habitantes para que reciban en proporción más que los mayores". Los proyectos deben ser actuaciones nuevas que se podrán ejecutar hasta el 30 de junio de 2016 y los recursos se entregarán a los ayuntamientos por adelantado. Según una estimación realizada por la empresa Turismo y Planificación Costa del Sol, el impacto económico directo e indirecto de este Programa Extraordinario de Inversiones 2015 llega a 70,5 millones de euros y la generación de puestos de trabajo se estima en 600 empleos, según informó el presidente.

Las actuaciones que los consistorios pueden acometer deben ser obras, por ejemplo relacionadas con carreteras, parques y jardines, infraestructuras del transporte, protección y mejora del medio ambiente, gestión del patrimonio, mejora de infraestructuras agropecuarias, abastecimiento de agua, alumbrado público, energía o promoción turística. Bendodo reivindicó que la Diputación es una institución saneada "que ha dejado atrás el lastre de 300 millones de deuda bancaria y 55 millones impagados a proveedores, y ahora invierte más que nunca". Aseguró además que el pasado año hubo un "récord" de transferencias a los municipios, con 73,6 millones; el pago a proveedores en menos de 20 días, o la ejecución presupuestaria del 85%, "hasta 20 puntos más que en anteriores mandatos".

"Esta circunstancia permite a la Diputación de Málaga destinar su superávit a inversiones y no a cancelar deuda bancaria, como marca de forma general la Ley de Estabilidad Presupuestaria", indicaron desde la Diputación. "El buen estado de la institución hace posible orientar los recursos a los municipios y a crear empleo, que es donde deben estar", subrayó Bendodo.

Los 16 municipios con menos de 500 habitantes recibirán 75.000 euros cada uno; los 13 entre 501 y 1.000 habitantes, 85.000 euros cada uno; 17 municipios entre 1.001 y 2.000 habitantes, 120.000 euros; 11 municipios entre 2.001 y 3.000, 150.000 euros; 19 entre 3.001 y 5.000, 200.000 euros cada uno. Los cinco municipios que tienen entre 5.001 y 7.500 habitantes recibirán 230.000 euros cada uno; los tres entre 7.501 y 10.000 vecinos (Archidona, Campillos y Pizarra), 255.000 euros cada uno; los dos entre 10.001 y 15.000 (Álora y Manilva), 290.000 euros; y Torrox, que está en el tramo de entre 15.001 y 20.000 habitantes recibirá 305.000 euros. En total los menores de 20.000 habitantes reciben 12,5 millones de euros de este plan. El resto, 13,5 millones de euros, irán a parar a los grandes municipios y se da la circunstancia de que la inmensa mayoría están gobernados por el PP. Entre ellos, Málaga capital recibirá un millón de euros de Diputación. En marzo del año pasado, Bendodo ya anunció otro plan inversor de 25 millones de euros para los municipios de la provincia.

Además de tener una vida útil no inferior a cinco años, los proyectos financiados por este programa de inversiones deberán ser actuaciones nuevas, es decir, no iniciadas con anterioridad. Cada ayuntamiento podrá presentar un máximo de tres actuaciones y cada una de ellas deberá tener una cuantía mínima de 15.000 euros. Los municipios deberán estar al corriente del pago a proveedores y con la Seguridad Social. El PP gobierna en la Diputación con mayoría absoluta aunque esa situación puede cambiar. Si se extrapolan los datos de las últimas elecciones andaluzas, celebradas el pasado 22 de marzo, a los comicios locales, la Diputación pasaría a estar controlada por el PSOE con 13 diputados, seguido del PP con 10, Podemos con cuatro, Ciudadanos con tres e Izquierda Unida con uno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios