Málaga

La Diputación reconoce a los referentes de Málaga en el Día de la Provincia

  • El ente provincial entrega las Medallas de Oro a seis personas e instituciones que han contribuido a la mejora y visibilización de la sociedad malagueña

Las Medallas de Oro de la Provincia. Las Medallas de Oro de la Provincia.

Las Medallas de Oro de la Provincia.

La Diputación ha reconocido esta mañana a seis personas e instituciones referentes para la provincia en el día de Málaga. Los premiados con la Medalla de Oro de la Provincia en esta edición han sido el deportista Regino Hernández, el empresario Federico Beltrán, la orden de las Hermanitas de los Pobres, el periódico El Sol de Antequera, el embajador de Reino Unido en España, Simon Bradley, y el fallecido cabo de la Guardia Civil Diego Díaz, en un acto que se ha celebrado en la iglesia parroquial Santiago Apóstol de la localidad de Monda.

El primer galardón del acto ha dejado el momento más emotivo de la mañana. Vecinos de Monda y personalidades destacadas se han puesto en pie para dar una sonora ovación a Josefa Díaz, hermana del cabo Diego Díaz, fallecido en acto de servicio cuando trataba de salvar la vida a personas que habían quedado atrapadas por la intensidad de una riada repentina en Sevilla. "La familia agradece la entrega del premio, lo hacemos encantados aunque creo que él nos está viendo desde el cielo", ha asegurado Díaz entre lágrimas.

El embajador de Reino Unido en España, Simon Madley, ha hecho referencias históricas para recordar el "amor" de los británicos por la provincia: "Esta tierra está en el corazón de los británicos, no solo ahora sino desde hace siglos. Solo hay que acordarse de los vinos malagueños tan queridos por Shakespeare o del Cementerio Inglés con los restos de Gerald Brenan", ha indicado Madley, quien está casado con una abogada española y tiene tres hijas. El diplomático ha prometido que a pesar del Brexit, el idilio de Reino Unido con Málaga no terminará: "Aunque nos vayamos de la Unión Europea, mis paisanos seguirán viniendo e inviertiendo en esta tierra porque lo llevamos en el corazón".

El decano de la prensa malagueña, El Sol de Antequera, cumple en 2018 su centenario. Fue a partir de la década de los 80, con la llegada de la democracia, cuando llegó su época de esplendor, cuando pasó de las 4 páginas iniciales que imprimía a más de 50. "Esta medalla no es para el Sol de Antequera, sino para todas las noticias [y sus protagonistas] que venimos recogiendo estos 100 años, las buenas y las no tan buenas", ha asegurado Francisco, el director del periódico, quien ha agradecido especialmente a los lectores y suscriptores, "la base que nos sostiene día a día".

Famadesa pasó de ser en los 70 un pequeño matadero malagueño a convertirse en la actualidad en una de las diez empresas cárnicas más importantes de España, con más de 1.000 trabajadores en nómina. Su responsable y fundador, Federico Beltrán, ha asegurado al recibir la Medalla de Oro de la Provincia que "es el premio que más me ha emocionado, como hijo de esta tierra", poniéndolo por delante de la Medalla de Oro al Mérito del Trabajo que le concedió el Gobierno de España el año pasado. "Desde esta posición de privilegio, no podemos autocomplacernos, solo seguir trabajando por mejorar", ha añadido.

Antes del bronce de Regino Hernández en los Juegos Olímpicos de Pyeongchang, la última vez que España consiguió una medalla en el evento más importante de los deportes de invierno el deportista mijeño acababa de nacer. "La medalla [olímpica] es el reconocimiento a tantos años de sufrimiento y entrega", ha expresado después de confesar que no sabía que tenía que dar un discurso tras recibir la medalla. "Con tanto como he viajado y con tantos sitios que he visto, os puedo asegurar que no hay nada como Málaga. Cada vez que vuelvo a Mijas, la tierra que me vio crecer, me siento muy a gusto y me ayuda a desconectar como nada", ha sentenciado el deportista.

Cuando las Hermanitas de los Pobres sufrieron en enero un desabastecimiento de alimentos y productos de limpieza, la sociedad malagueña se volcó con ellas. Por ello, sor María Dolores, la madre superiora, ha dedicado la distinción a quienes han hecho posible que la congregación siga viva: "Los malagueños siempre han respondido con generosidad y queremos que esta Medalla sea para ellos, sobre todo para los ancianos", ha indicado la monja de un colectivo que atiende en la capital a 65 personas mayores con bajos recursos y que lleva más de 50 años operando en la provincia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios