Fallece a los 93 años de edad Enrique Van Dulken, el 'defensor' de Málaga

  • El pasado 2 de marzo el cuerpo consular homenajeó al fundador de Aesdima

Málaga perdió ayer a uno de sus defensores acérrimos. El fundador de Aesdima, Enrique Van Dulken Muntadas (1918) falleció al medio día a los 93 años. Su última aparición pública fue hace poco más de un mes. Concretamente el día de su cumpleaños -2 de marzo-, cuando el cuerpo consular de Málaga le rindió un homenaje en el Palacio Duque de Heredia. El Ayuntamiento de Málaga le iba a hacer entrega este año de la Medalla de la Ciudad. Finalmente se ha marchado sin poder recoger la distinción.

La vinculación de su familia con Málaga se remonta al siglo XIX, cuando su abuelo, el holandés Gerardo Van Dulken, natural de Rotterdam, se instaló en la capital en 1880 y se casó con una malagueña, de apellido danés para montar un negocio de consignatario de buques. Enrique Van Dulken Muntadas fue cónsul de Holanda desde 1941 a 1966. Un año después de ocupar este cargo Van Dulken abandonó sus estudios de Química para hacerse cargo de los negocios familiares. Pero no ha sido el único cargo consular que ocupó. Durante casi medio siglo (1956-2002) también fue cónsul de Bélgica. Esta dedicación le mereció el nombramiento de decano del cuerpo consular. Sus funciones como cónsul siempre fueron compatibles con su incesante lucha por el desarrollo de Málaga. Su interés por el futuro de la capital le llevó a crear Aesdima en 1976. El objetivo fundacional de esta asociación era la creación de una gran área marítima-industrial. Tras años de trabajo en 2004, en una entrevista con este periódico, reconoció sentirse "orgullo" de haber traído en 2001 al arquitecto Frank Gehry para que examinara las posibilidades del dique de Levante. Visita que fue "un fracaso", en su opinión, por la actitud poco hospitalaria de las autoridades malagueñas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios