Fallece en Madrid el propietario de la mayor bodega de Málaga

  • Juan Ignacio de Burgos era presidente de Málaga Virgen, una firma con más de 100 años de historia en la provincia que es dueña, entre otros, del famoso Cartojal

Juan Ignacio de Burgos López, el presidente y propietario de la mayor productora de vino de Málaga y uno de los máximos referentes históricos del sector en la provincia, falleció el pasado 6 de enero en su residencia de Madrid a los 69 años de edad, según anunciaron ayer fuentes de la compañía a través de un comunicado oficial. De Burgos padecía de insuficiencia respiratoria e incluso estaba postrado en silla de ruedas desde hace algo más de un año.

La muerte del empresario -propietario de Bodegas Málaga Virgen- no ha pillado por sorpresa al sector, conocedor de su enfermedad, pero sí ha causado un enorme pesar. Se ha convocado una misa funeral en la basílica de la Esperanza de Málaga para mañana viernes a las 19.00. "Fue un hombre valiente e inteligente que asumió el riesgo de dejar la empresa en Málaga, respetando la tradición. Siempre estaba dispuesto a hacer cosas y tenía una enorme capacidad para transferir sus conocimientos", aseguró ayer a este diario José Manuel Moreno, secretario del Consejo Regulador de Denominación de Origen Málaga y Sierras de Málaga, quien también destacó que "ha dejado todo bien atado antes de irse, por lo que no va a haber ningún problema en la continuidad de la empresa", en alusión a que De Burgos cedió todas sus acciones a su hija Pilar.

Juan Ignacio de Burgos representaba la tercera generación familiar de vinícolas en la provincia. Sus abuelos, Salvador y Francisco López López, fundaron la compañía en 1885, especializada en la elaboración, crianza, comercialización y exportación de vinos de Málaga así como de varios aguardientes. En 1938 pasó a ser sociedad anónima y fue asumida por sus hijos. A finales del pasado siglo, los nietos de los fundadores -Juan Ignacio, Rafael, María del Rosario y María Angustias- se hicieron con la empresa, si bien la gestión la realizaban los dos varones.

En las tres últimas décadas, la bodega López Hermanos fue aumentando sus referencias hasta el punto de convertirse en la mayor bodega de Málaga, con marcas tan conocidas a escala nacional como Málaga Virgen o Cartojal. También empezaron a exportar sus productos con mayor intensidad, llegando a Rusia, Polonia, Estados Unidos, México, Costa Rica o Venezuela, entre otros países.

En diciembre de 2005, Juan Ignacio de Burgos y su hija Pilar compraron a sus hermanos el 60 por ciento de la compañía por 12,7 millones de euros, quedándose así con la totalidad de las acciones. Las primeras medidas fueron cambiar el nombre de la empresa -pasando a llamarse Bodegas Málaga Virgen- y trasladar la fábrica desde Málaga capital a Fuente Piedra, mediante la construcción de una nueva y moderna bodega que supuso una inversión de 6 millones de euros.

El último proyecto de De Burgos fue la producción y comercialización de vinos tintos y blancos de Málaga mediante las marcas Pernales y Barón de Rivero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios