La Fiscalía atribuye a tres policías las lesiones a un padre y un hijo

Tres policías locales del Ayuntamiento de Málaga se sentaron ayer en el banquillo del Juzgado de Instrucción Número 12 de la capital, acusados de haber provocado lesiones a un padre y su hijo durante una trifulca en la Feria de hace dos años.

El juicio quedó visto para sentencia, después de haber escuchado los relatos, completamente opuestos, del padre, el hijo, un amigo de éste y varios testigos, por un lado, y de dos de los agentes (el tercero llegó cuando la vista hubo finalizado), por otro.

El padre, que regenta una caseta en el recinto ferial malagueño, interpuso una querella contra los agentes, después de haber resultado absuelto del delito de atentado contra la autoridad tras una denuncia de los policías.

Según explicó el hombre ayer "había habido un conato de pelea en la caseta y vinieron unos 10 policías; yo les dije que ya estaba todo controlado, pero en ese momento vi como había un montón agrediendo a mi hijo (de sólo 16 años en ese momento) y tuve que tirarme encima para protegerlo, para salvar su vida; entonces empezaron a pegarnos a los dos".

El hijo explicó que cuando vio que los policías irrumpían en la caseta "golpeando con la porra a todo el mundo y con una gran violencia" decidió grabar la escena con su teléfono móvil. Este gesto disgustó, según él, a los agentes que empezaron a propinarle todo tipo de golpes. Los policías, por su parte, se defendieron diciendo que no utilizaron la porra contra las personas que estaban en la caseta y sólo contra el niño cuando éste le tiró el móvil a uno de ellos.

No obstante, la Fiscalía atribuye a los tres agentes dos faltas de lesiones contra el padre y el hijo, por lo que pide el pago de sendas multas de 600 euros a cada uno. Además, reclama a los agentes locales otra indemnización por los días que ambos tardaron en curarse. A uno de los agentes, le achaca además una falta de maltrato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios