El Gobierno dará beneficios fiscales a emprendedores innovadores

  • La secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, aseguró ayer en Málaga que fomentará la compra pública de tecnología, el capital riesgo o el mecenazgo para relanzar la I+D en España

España sigue sin dar la talla en materia de innovación. Un barómetro europeo publicado esta misma semana la sitúa en el puesto 19, por detrás de países como Portugal o Chipre, y a bastante distancia de los líderes Suecia, Dinamarca, Alemania y Finlandia que, a su vez, también están lejos de Estados Unidos y Japón. Expertos consideran que la innovación empresarial es clave para el futuro económico del país y para salir de la crisis, por lo que es necesario cambiar esa tendencia negativa de forma urgente.

Málaga acoge desde ayer a los principales actores de la innovación en España dentro del Primer Foro Europeo para la Ciencia, la Tecnología y la Innovación (Transfiere) y la nueva secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, no quiso desaprovechar la oportunidad para dar a conocer las líneas del Gobierno de Mariano Rajoy para impulsar la innovación. Vela indicó que van a desarrollar la Ley de Ciencia y que van a llevar a cabo una estrategia española de innovación que "irá en línea" con la europea. Como medidas, adelantó que el Gobierno "dará un mejor trato fiscal y cuotas distintas de la Seguridad Social" a los emprendedores innovadores mediante la creación de un Estatuto Joven Empresa Innovadora, a la vez que aumentará la "compra pública" de tecnología innovadora, potenciará la presencia del capital riesgo o buscará fórmulas para promover tareas de mecenazgo.

"No tenemos otra opción. La ciencia va a tener un impacto enorme de rentabilidad social y hay que convencer a la gente de que el I+D+i es una inversión", subrayó Vela, quien reclamó al binomio empresa-universidad que "trabajen juntos y mejoren la eficacia de un sistema en el que no se puede perder ni un minuto". En este sentido, la secretaria de Estado defendió que haya una "bidireccionalidad" de la transferencia de conocimientos tanto desde universidades a empresas como al revés "porque eso nos hará más fuertes". También exigió que haya más transferencia entre sectores "porque la innovación no solo debe estar en las empresas tecnológicas", y que ésta sea interregional "para evitar duplicidades".

A Transfiere han acudido representantes de 180 empresas, 36 universidades, 360 grupos de investigación y una treintena de parques tecnológicos. Se quiere poner en contacto a unos con otros de forma que se puedan sacar colaboraciones futuras que permitan impulsar la innovación. "Se decía que las universidades eran jaulas doradas que no se preocupaban por la transferencia de conocimiento, pero eso ya ha sido superado con la creación de las Oficinas de Transferencia (Otri) y con el impulso de empresas de base tecnológica", explicó José Manuel Roldán, presidente de la Comisión Sectorial de I+D de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas. En esta misma línea, el secretario general de Universidades, Investigación y Tecnología de la Junta de Andalucía, Francisco Triguero, destacó que el Gobierno regional ha destinado 6.300 millones de euros a las universidades y que 900 millones de euros se han dedicado a inversiones en la última década, permitiendo que la actividad de las universidades andaluzas ya represente el 1,05% del PIB regional. Triguero apuntó que la transferencia de conocimiento es el "germen básico" para crecer y consideró que foros como el organizado en Málaga "son ahora más necesarios que nunca".

¿Qué revierte más en la sociedad? ¿Apoyar la innovación en grandes empresas que muevan miles de empleos o en las pymes para crear una red sólida y duradera? Sin duda alguna es necesario invertir en ambas direcciones. El presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Emilio Lora-Tamayo, explicó que "es necesario crear un entorno que canalice el esfuerzo" y recordó que la entidad que preside tiene contabilizadas unas 400 invenciones o que ha favorecido la creación de 60 empresas de base tecnológica en los últimos diez años con una facturación media anual de tres a cinco millones de euros. No obstante, Lora-Tamayo reconoció que España está en el puesto 124 en patentes internacionales.

El sector público es el que lleva la voz cantante en innovación y, según el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, "hace falta un mayor esfuerzo privado porque nos jugamos superar la crisis con más rapidez y eficacia". De la Torre hizo hincapié en los resultados del estudio de la Comisión Europea que se acaba de conocer y dejó claro que "los países que mejor han respondido a la crisis son los que más están apostando por la innovación".

Adolfo Borrero, presidente de la patronal Eticom, que agrupa a 400 empresas tecnológicas andaluzas, decía ayer que este sector "hace I+D de forma natural" y eso es lo que se quiere trasladar al resto de áreas productivas. Hay firmas andaluzas de energía, electrónica o e-learning que están innovando y triunfando en mercados internacionales "pero somos desconocidos". El objetivo de Transfiere es, precisamente, que todo el mundo se ponga cara y, sobre todo, trabajen de forma conjunta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios