El Gobierno apoya al sector turístico y dice que no será "ajeno" a sus necesidades

  • Sáenz de Santamaría muestra el compromiso del Ejecutivo con la principal industria del país días después de que rechazase reducir su IVA · Asegura que España necesita un gobierno andaluz "fuerte" que la ayude a salir de la crisis

Comentarios 1

La vicepresidenta del Gobierno central, Soraya Sáenz de Santamaría, quiso poner el cierre a los tres días de convención regional del PP andaluz celebrados en Málaga con un guiño directo a dos de los sectores esenciales para la economía de la provincia y la comunidad andaluza: el turismo y el campo. Sáenz de Santamaría anunció el compromiso del Ejecutivo de que "ningún ministerio sea ajeno a las necesidades del sector turístico, de los hoteleros, de los restaurantes, de los chiringuitos...". A su juicio, es esencial la tarea no sólo del Ministerio de Turismo e Industria, sino también de Asuntos Exteriores, "trasladando la calidad de vida que hay en Andalucía y España"; Interior, "para que seamos un destino más seguro", y Cultura, "porque España es un país que tiene de todo". [Aunque curiosamente lo que no tiene ahora es Ministerio de Cultura].

Un mensaje que contrasta, no obstante, con las medidas adoptadas hasta el momento por el Gobierno, que, tras prometerlo durante la campaña electoral, ha optado por no aplicar un IVA reducido, reclamado de forma reiterada por el sector. Este aval contó con el respaldo de los máximos responsables del partido en Andalucía, Javier Arenas, y la provincia de Málaga, Elías Bendodo, que abogó por avanzar en la aplicación de las nuevas tecnologías.

Arenas defendió las potencialidades de la región como el "mejor espacio residencial" y recelando de las tesis que reclaman una economía sostenible alejada del ladrillo. "Estoy convencido de que tenemos que ser líderes mundiales en turismo, en agroindustria y somos la mejor zona residencial de la UE; quiero deciros que estoy harto de la milonga de la economía sostenible porque el turismo, la agricultura y las zonas residenciales son la mejor economía sostenible de Andalucía", sentenció.

Sáenz de Santamaría tuvo también palabras de aliento para agricultores, ganadores y pescadores andaluces, ámbitos desde los que "construir el presente y labrar el futuro". "Hay que conseguir que los que trabajan la tierra participen en el valor añadido, y para eso hace falta un ministro y un Gobierno capaz de pelear en Europa", apostilló.

Y como hiciera en la jornada del sábado el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, su lugarteniente en el Consejo de Ministros reafirmó el compromiso del Ejecutivo en adoptar medidas para cerrar "la herida" del déficit público y crear empleo, a través de la reforma laboral. "Hay que tapar las cifras rojas que no nos dejan crecer; sin tapar la herida y el desangre del déficit público no se podrá garantizar el bienestar", dijo, al tiempo que apostilló: "El mayor riesgo del estado del bienestar son los malos gestores, que ponen en peligro la educación, la sanidad...". Por ello, destacó la importancia de sacar adelante la Ley de Estabilidad Presupuestaria, con la que hacer caer "todo el peso de la ley" sobre los que "comprometan sin tener fondos".

En materia laboral, hizo un llamamiento a la responsabilidad de empresarios y sindicatos. "Tenemos que ser capaces de mirar de frente a los cinco millones de parados para decir que no hay un organismo, ni una administración que sea ajena a esa dura realidad". Asimismo, ensalzó el papel que han de jugar los emprendedores, a los que "hay que poner una alfombra roja", y señaló la necesidad de que las entidades financieras vuelvan a dar crédito, que es para lo que "están".

Más allá de poner sobre la mesa las acciones que desde el Ejecutivo se están desarrollando para avanzar en la crisis, Sáenz de Santamaría arropó a Javier Arenas, candidato del PP a la Presidencia de la Junta de Andalucía. "Andalucía necesita un gobierno fuerte y respetado; se necesita un gobierno de Andalucía fuerte para ayudar a un gobierno en Madrid decidido a afrontar la crisis", destacó.

Por su parte, el dirigente regional destacó el papel de los empresarios autónomos y anunció su intención de fijar un calendario de pagos a los proveedores. "Los autónomos no pueden ser los banqueros del Gobierno de España", dijo. Una materia, la económica, en la que insistió en su idea de eliminar el impuesto de sucesiones en cuatro años y defendió un cambio del régimen del IVA, de tal manera que los empresarios no lo paguen hasta que no cobren.

Arenas eludió hacer promesas, alegando que no es tiempo de prometer "el oro y el moro". "Toca tiempo de sacrificio y el político que no lo diga está mintiendo", señaló. "No quiero que ganemos las elecciones por lo mal hecho que lo han hecho los demás, sino porque tenemos confianza en el futuro de Andalucía".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios