La Guardia Civil realiza una reconstrucción virtual de la muerte de Lucía en Pizarra

  • La jueza que instruye el caso ha ordenado la nueva prueba, a petición de los padres 

Investigadores inspeccionan la vía del tren entre Pizarra y Álora, donde fue hallado el cuerpo de la menor. Investigadores inspeccionan la vía del tren entre Pizarra y Álora, donde fue hallado el cuerpo de la menor.

Investigadores inspeccionan la vía del tren entre Pizarra y Álora, donde fue hallado el cuerpo de la menor. / reportaje fotográfico: javier albiñana

La Guardia Civil ha iniciado la reconstrucción virtual de la muerte Lucía Vivar, la niña de 3 años cuyo cadáver fue encontrado en una vía del tren en Pizarra el pasado 28 de julio, a instancia de la jueza de instrucción instructora del caso.

Los investigadores pretenden determinar si es compatible una muerte accidental con los golpes que sufrió la pequeña y para ello se han desplazado agentes del servicio de criminalista de Madrid y con todos los informes (autopsia y atestados) estudian toda la documental, según han informado a Efe fuentes judiciales.

La Guardia Civil de Málaga emitió la semana pasada un informe a la instructora en el que daba por terminada la investigación y concluía que la muerte había sido accidental, aunque los padres de la pequeña pidieron veinte aclaraciones.

Tras la petición de los padres, la jueza ha pedido la reconstrucción virtual, así como que la Policía Local de Pizarra diga en qué circunstancias apareció un bote de cloroformo a pocos metros del lugar de la desaparición de la pequeña así como la cadena de custodia.

Los progenitores siguen cuestionando que la muerte de su hija fuese accidental como mantienen los investigadores e insisten en que hay "multitud de interrogantes".

Por su parte, los investigadores creen que la niña anduvo algo más de cuatro kilómetros entre los raíles, se recostó sobre los balastos y fue golpeada por el primer tren de la línea de cercanías entre las seis y las siete de la mañana del pasado 28 de julio.

Este extremo no es compartido por los padres, que consideran que en el informe no se explica cómo la menor pudo hacer ese "arduo recorrido" sin ni una sola lesión en sus rodillas y casi inexistentes en manos, brazos y piernas.

También les sorprende que no se investigue la aparición de un bote de cloroformo, que no exista un estudio histopatológico de las heridas y que no haya ADN de la pequeña en ninguna de las muestras analizadas de los bajos del tren.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios