El Hospital Carlos Haya hace siete trasplantes de hígado en sólo 17 días

  • Los receptores de los órganos han sido pacientes de entre 16 y 62 años . Las operaciones se realizaron prácticamente cada dos días y movilizaron a medio centenar de profesionales en cada ocasión

El ritmo de trabajo del equipo de trasplantes de Málaga en las últimas semanas ha sido agotador, pero el esfuerzo ha valido la pena. En sólo 17 días, siete personas han recibido el hígado que estaban esperando para poder seguir viviendo.

No es la primera vez que los profesionales se enfrentan a una actividad tan frenética, pero tampoco es lo habitual. Las intervenciones se han sucedido casi sin tregua entre el 1 y el 17 de diciembre. Medio centenar de profesionales se ha movilizado contrarreloj para que las siete donaciones recibidas -una de Málaga y seis del resto de Andalucía- salvaran la vida de otras tantas personas.

Los receptores han sido pacientes de entre 16 y 62 años. El que menos llevaba esperando 180 días; el que más, 500. Seis órganos llegaron desde otras provincias andaluzas porque debido a la gravedad, los enfermos del Carlos Haya eran los que tenían prioridad para un trasplante hepático. Además, porque los órganos reunían el requisito de compatibilidad, indispensable para que la intervención sea un éxito.

El programa de trasplantes de hígado comenzó hace 11 años. Últimamente, se hacían en torno a 45 intervenciones anuales de este tipo. En noviembre pasado, las estadísticas apenas registraban 36 trasplantes, una cifra bastante por debajo de la media. Pero las donaciones producidas en las últimas semanas han permitido alcanzar el nivel habitual de intervenciones.

"Hay que hacer un reconocimiento a los familiares de los donantes, a los donantes de sangre y a los profesionales que han puesto lo mejor de sí mismos", pidió el coordinador de trasplantes de Málaga, Miguel Ángel Frutos. No es para menos. Hubo intervenciones los días 1, 5, 7, 9, 11, 13 y 17; prácticamente una cada dos días y la mayoría por la tarde o la noche.

Con las siete operaciones, el total acumulado desde que se inició el programa en 1996 es de 468 trasplantes. Según la memoria de 2006, el hospital malagueño fue el noveno de toda España en estas intervenciones de hígado realizadas por el equipo que encabeza el cirujano Julio Santoyo.

Son de las operaciones más complejas y pueden durar de cinco a 12 horas, según cada caso. "Son intervenciones que agotan a cualquiera", describió Frutos. A diferencias de otros trasplantes -en los que el riñón o el páncreas que no funcionan se dejan-, en los de hígado es necesario quitar esa parte del cuerpo antes de colocar el órgano donado. Pero, además de esta complicación, el hígado tiene muchos vasos sanguíneos y muy pequeños, lo que dificulta la cirugía. Eso obliga a los cirujanos a trabajar con gran pericia y atención.

Según la memoria de la Coordinación de Trasplantes de 2006, el tiempo de espera para un trasplante hepático oscila entre sólo un día y 510; una variabilidad que únicamente depende de la compatibilidad entre el donante y el receptor. La organización ha establecido además unos criterios que priorizan a los enfermos en función de su gravedad y de las posibilidades que tienen de morir en lista de espera. Estos criterios han permitido reducir la mortalidad en los últimos años. En el caso de los trasplantes, las esperas más o menos prolongadas no dependen del sistema sanitario, sino exclusivamente de que se produzcan donaciones y que sean compatibles. En Andalucía, se llevan a cabo trasplantes hepáticos en Málaga, Granada, Sevilla y Córdoba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios