Investigan el hallazgo de restos óseos en una cantera de Churriana

  • El levantamiento se hizo ante la presencia del juez de guardia · Luego fueron llevados al Instituto de Medicina Legal para determinar el sexo y si la muerte fue natural o violenta

Un vecino de la barriada malagueña de Churriana halló a mediodía de ayer los restos óseos de un cadáver en la cantera Sillero, situada en la sierra de esta zona de la capital de la Costa del Sol. A la espera de conocer los resultados de los análisis forenses, que permitirán saber los detalles de la muerte y de la víctima, algunas fuentes consultadas aludieron a la posibilidad de que se tratase de una mujer de avanzada edad.

Al tiempo, señalaron que el hallazgo podría estar relacionado con la desaparición en 2010 de una ciudadana de nacionalidad holandesa.

El protagonista de tan macabro descubrimiento fue el que dio aviso inmediato de lo ocurrido a la Policía Nacional, que se personó en el lugar de los hechos pasadas las 14:30. Efectivos de la Policía Científica acudieron a este punto para iniciar la investigación de los restos, que fueron levantados por el juez de guardia una hora más tarde.

El particular explicó telefónicamente que el hallazgo había sido en la calle Cañada de Ceuta. Los investigadores policiales han encontrado en el lugar de los hechos la documentación de una mujer.

Los restos óseos fueron trasladados de inmediato al Instituto de Medicina Legal de Málaga para el correspondiente análisis, con el fin de determinar si está completo el esqueleto, así como la fecha del fallecimiento y el sexo.

El estudio podría prolongarse varios días ya que en primer lugar es preciso analizar las piezas halladas, componer el esqueleto y hacer un minucioso estudio antropológico del mismo, según explicaron a la agencia Efe fuentes judiciales. Debido a ello, no se ha podido determinar todavía si se trata de un varón o una mujer y si la muerte ha sido natural o violenta.

El macabro hallazgo se produjo apenas cinco días después de que un hombre que paseaba con su perro por Fuengirola encontrara el cadáver de una mujer escondido en un arroyo embovedado, en las inmediaciones de recinto ferial de la localidad costasoleña.

En este caso, la víctima presentaba signos de violencia. Más exactamente, un golpe en la cabeza por lo que fue traslada al Instituto de Medicina Legal para que los forenses determinaran la causa de la muerte. El jueves, el Juzgado de Instrucción número 2 de Fuengirola ordenó el ingreso en prisión de un vecino de la localidad, de unos 60 años, como acusado de los hechos. Según trascendió, el hombre habría confesado el crimen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios