Juanma despierta la solidaridad

  • Éxito de la campaña de donación en el instituto Universidad Laboral por un ex alumno

Juanma con su padre junto a la unidad móvil del Centro de Transfusión. Juanma con su padre junto a la unidad móvil del Centro de Transfusión.

Juanma con su padre junto a la unidad móvil del Centro de Transfusión. / Marilú Báez

Un total de 108 personas se han hecho esta mañana donantes de médula ósea y 18 han donado sangre en respuesta a la campaña lanzada por el instituto Universidad Laboral por su antiguo alumno Juanma Martínez Vallejos, de 18 años y diagnosticado de leucemia hace casi tres meses. El joven espera que un donante compatible de cualquier parte del mundo para el trasplante de médula que deben hacerle en agosto.

La familia lanzó hace varias semanas una campaña de sensibilización a favor de la donación a la que rápidamente se sumó el instituto. Los trabajadores y los padres del centro solicitaron que una unidad móvil del Centro Regional de Transfusión Sanguínea (CRTS) se trasladara hasta sus instalaciones. Durante toda la mañana, los profesionales del CRTS han trabajando intensamente recogiendo las solicitudes de familiares, vecinos, amigos, trabajadores del instituto y alumnos mayores de 18 años para hacerse donante de médula ósea así como sus donaciones de sangre.

“No queremos dar lugar a error, estas donaciones no son para Juanma, sino por Juanma”, ha aclarado su padre, Juanma Martínez Madrid. Las personas que se hayan hecho donantes de médula ósea esta mañana no podrán donar a este joven, ya que se requiere un trámite que lleva su tiempo hasta la inclusión en una red internacional (Redmo). Y Juanma necesita un donante compatible como mucho en un par de meses. Pero la familia y el instituto pretenden con esta campaña concienciar a favor de la donación.

El joven estaba sorprendido y agradecido con la respuesta que había tenido el llamamiento. “Esto es para salvar vidas por el mundo, puede ser para un alemán o para cualquiera”, insistía. Su madre, Loli Vallejos, profesora del Universidad Laboral, también ha estado allí apoyando la iniciativa. “Tenemos que estar con fuerza para dársela a mi hijo y a mi hija, para que salga adelante”, comentó. Pese al calor, decenas de personas -la mayoría jóvenes- han aguardado su turno para dar algo que cura, pero que no se puede comprar ni tiene precio: sangre y médula.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios