El año del Jueves Santo que ni llovió ni pisaron la calle algunas cofradías

  • El Rico, por decisión de sus hermanos, fue la única imagen que se mojó · Ocho hermandades no salieron y tres no completaron su procesión · Se denota interés por la música pero falta formación igual que cultura nazarena

La Semana Santa de 2008 pasará a la historia por la lluvia del Miércoles Santo y la atípica liberación del preso que protagonizó Jesús El Rico bajo la lluvia, algo que no ocurría desde 1981. Igual que ese Jueves Santo en el que, pese a no llover en el centro de la capital, el miedo al agua chafó el día. Así, ocho hermandades no salieron (Fusionadas, Paloma, El Rico, Sangre, Expiración, Viñeros, Zamarrilla y Esperanza) y otras tres no pudieron completar sus respectivas procesiones. Salesianos llegó hasta la Catedral, donde realizó su estación de penitencia, y Mena y Misericordia volvieron sobre sus pies al rato de echarse a la calle. Pese a todo, este año no se vio la estampa de una imagen cubierta de plásticos. Ninguna se mojó, salvo El Rico, que lo hizo por decisión de sus hermanos quienes lo sacaron bajo un aguacero, aunque dicen que la talla no sufrió al ir impermeabilizada.

La Agrupación de Cofradías califica de "muy brillante" la Semana Santa de este año, un calificativo quizá demasiado generoso cuando aún queda tanto margen para crecer, sobre todo en lo que a cultura nazarena se refiere. Los cortejos, en líneas generales, son mejorables en número y deficientes en disciplina. Y es que aún son minoría las hermandades que llegan igual que salen. Por no citar el tema del anonimato que lleva implícito el capirote, algo que por ahora sólo es una teoría.

En el campo musical, sin embargo, se aprecian mayores logros. Es sorprendente el cambio experimentado en apenas ¿dos años? Y es que ya es raro la corporación que hoy día no dispone, con mayor o menor acierto, de una cruceta musical para sus tronos. El interés de los portadores por acompasar su paso a las marchas también es reseñable y en algunos casos -muchos incluso- con gran acierto. Respecto a las propias obras musicales, las composiciones locales (inclúyanse todos los géneros) han quedado en un discreto segundo plano, en ocasiones por otras composiciones de peor valía musical e incluso menos apropiadas.

En cuanto a público, la Semana Santa puede pasar con nota, aunque las madrugadas siguen bajando en afluencia. Masivo Domingo de Ramos con notorio bajón por la noche, no así el Lunes. El Martes se mantuvo. La lluvia estropeó tanto el Miércoles como el Jueves, mientras que el Viernes registró un llenazo tres años después. Así, todo terminó y ya comienza una nueva cuenta atrás.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios