La Junta da vía libre al hotel de Moneo junto al Guadalmedina

  • Acepta encajar sus diez plantas, casi el doble de lo permitido, modificando el Pepri Centro en toda la fachada izquierda del río · Buscan acelerar el proceso administrativo

Comentarios 8

El hotel diseñado por el arquitecto Rafael Moneo en la zona de Hoyo de Esparteros tiene luz verde. Tras haber sido objeto de análisis, rechazo y polémica en los últimos seis años, la Junta de Andalucía acaba de dar su beneplácito al proyecto, que conlleva la construcción de un establecimiento de diez alturas, casi el doble de lo permitido actualmente en la normativa urbanística que rige en el centro histórico de Málaga, así como sendos bloques de oficinas.

Para ajustar esta variación sustancial del inmueble, los técnicos de la Administración autonómica, según fuentes de la misma, dan el visto bueno a la fórmula acordada en colaboración con el Ayuntamiento de la capital para que se busque homogeneizar en altura toda la fachada edificatoria situada en la margen izquierda del Guadalmedina, de tal modo que la modificación del Plan Especial de Protección y Reforma Interior (Pepri) del Centro no afecte exclusivamente a la parcela sobre la que se plantea el establecimiento hotelero.

Las fuentes consultadas subrayaron que por parte de la Consejería de Cultura, organismo que ha de informar de cualquier modificación en el casco urbano, al tratarse de un espacio considerado Bien de Interés Cultural (BIC), no existe pega alguna respecto al procedimiento a seguir. No obstante, indicaron que si bien el objeto mismo de la cuestión parece resuelto, los responsables del departamento quieren reunirse con el Consistorio para definir los pasos administrativos a dar, con el fin de que la citada variación del plan del centro "sea lo más rápida posible".

El paso dado por la Junta supone un cambio de posición sustancial respecto a lo ocurrido en los últimos años, periodo en el que se ha opuesto hasta en dos ocasiones a la propuesta formalizada por el Ayuntamiento para que se tramitase una modificación del Pepri Centro al objeto de permitir la construcción del citado hotel. La negativa a la propuesta tomaba como base el incremento considerable de altura, ya que el bloque pasaba de los 19,5 metros permitido en la zona a unos 41,7 metros, traducidos en diez plantas.

Este avance hacer vislumbrar el final del túnel de este proyecto, cuyos orígenes se remontan a hace casi seis años. Poco podían pensar en aquel entonces los responsables de Promociones Braser que este asunto se iba a dilatar tanto en el tiempo. La firma prevé una inversión de unos 60 millones en la operación, que incluye el mencionado hotel, con la firma de Moneo, de cuatro o cinco estrellas; dos edificios de oficinas de dos y cuatro plantas, y unas 260 plazas de aparcamiento subterráneas, de las que 60 irán destinadas a los alojamientos, mientras el resto quedarían habilitadas para el acceso público en régimen de rotación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios