Juzgan al capitán de la Guardia Civil que mató a su yerno

  • El juicio está previsto que se celebre hoy. La Fiscalía pide 16 años de cárcel por un delito de asesinato

E l capitán de la Guardia Civil en la reserva, José Navarro, que en febrero de 2005 tiroteó hasta la muerte al novio de su hija en Rincón de la Victoria, será juzgado hoy en la Audiencia de Málaga. La Fiscalía le imputa un delito de asesinato, por el que le reclama 16 años de prisión. Además, le pide otros seis años de cárcel por un delito de homicidio en grado de tentativa porque trató de disparar al hermano de la víctima, aunque el arma le falló.

El crimen ocurrió el 10 de febrero de 2005 en la urbanización Lo Cea de Rincón. Hacía sólo seis días que la hija del acusado había abandonado el domicilio paterno para irse a vivir a la casa de su novio, Javier Domínguez, una relación que, presumiblemente, no era bien vista por el acusado.

Aquel día José María Navarro, que entonces tenía 56 años, acudió a la vivienda de los jóvenes y en la puerta de acceso al edificio conversó durante algunos minutos con su hija en presencia de la víctima. Sin embargo, la muchacha, de 20 años, subió al piso y el acusado aprovechó ese momento para "golpear con ambos puños y en varias ocasiones" a su yerno, Javier Domínguez.

El joven trató de huir escaleras arriba para refugiarse en su vivienda, pero el capitán de la Guardia Civil, según el fiscal, le siguió y ya a la altura del portal le disparó con un revólver de su propiedad. Primero le impactó en una pierna, después en la región lumbar, lo que hizo que el joven cayera al suelo, y posteriormente volvió en la espalda. El cuarto y último disparo le impactó en la cabeza.

Al oír los disparos, el hermano de la víctima salió de la vivienda de los jóvenes. El acusado, según la versión de la Fiscalía, le apuntó con el revólver y le amenazó al decirle que también lo iba a matar. De hecho, presumiblemente llegó a apretar el gatillo dos o tres veces sin que se produjera ningún disparo. Entonces el joven empezó a forcejear con el procesado y logró arrebatarle el arma que, seguidamente tiró por la ventana.

El hermano del fallecido intentó acercarse a la víctima para comprobar su estado, momento que presuntamente aprovechó el acusado para sacar una pistola de su tobillo derecho, aunque el joven consiguió arrebatársela antes de que pudiera utilizarla.

Después, el capitán llamó a la Comandancia de la Guardia Civil para explicar lo que había hecho. En sus primeras declaraciones, explicó a los investigadores que el fallecido había introducido a su hija en el mundo de la droga.

La pareja, según se supo entonces, llevaba en torno a mes y medio de relación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios