Ligero alivio de los pantanos a la espera de que siga lloviendo

  • El embalse de la Concepción está a la mitad de su capacidad y los otros por debajo

  • Rescatan en Estepona a un bebé de un vehículo atascado en el barro bajo un puente

Las lluvias de los últimos días apenas suponen un respiro para los embalses de Málaga al experimentar solo una leve mejoría. En la última semana se han incrementado en unos diez hectómetros cúbicos las reservas de agua en los pantanos, que suman unos 225 almacenados, en torno a 100 menos que hace justo un año, según los datos de la red Hidrosur. La situación, a tenor de las cifras, muy lejos aún de alcanzar los niveles óptimos para dar por terminado el periodo de sequía, continúa siendo preocupante y habrá que esperar al balande de los próximos días, cuando se prevé que continúe lloviendo.

El embalse de la Viñuela se encontraba ayer por la tarde todavía al 24% de su capacidad y el de Guadalteba no llegaba al 29%, mientras que otros como el de la Concepción rozaban el 60%. Éste fue, precisamente, el que recibió tras la borrasca Emma un mayor aporte de agua respecto a la pasada semana. En el caso del Guadalhorce, la cantidad recogida le ha supuesto situarse al 45%. La zona occidental de Málaga volvió a ser ya la más beneficiada por las precipitaciones. Así, la Sierra de Mijas acumuló en 12 horas más de 70 litros por metro cuadrado y 80 en el caso de Ojén. En otros puntos como Cortes de la Frontera se registraron en torno a 75. En Antequera, la lluvia apenas dejó 17 litros y en la zona de El Cónsul, en la capital, rondaron los 20.

Ronda fue la más afectada con avisos por un techo derrumbado y un accidente múltiple

También ayer hubo varias incidencias, aunque ninguna de especial gravedad. El sistema de emergencias 112 Andalucía ha gestionado más de 250 avisos desde el inicio de la borrasca Emma, que entre la noche del miércoles y el jueves dejó unos 100 litros. Varias carreteras de la red secundaria se vieron condicionadas por el derrumbamientos de piedras, lodos y acumulación de balsas de agua, como por ejemplo la A-7205 en La Viñuela, la A-7206 en Algarrobo, la A-7207 en Torrox, la A-7204 en Periana, la A-356 en Arenas y la A-7300 en Cuevas Bajas. Asimismo, hubo que cortar la MA-5300, en Ojén, al caer dos pinos sobre la calzada. En el kilómetro 21 de la A-397, en Marbella, se retiró de la calzada una piedra de grandes dimensiones que impedía la circulación en la zona y se procedió a abrir el Pantano del Guadaiza para aliviar el nivel de agua recogido. Protección Civil y Policía Local cortaron el acceso al tráfico rodado en los vadeos del Guadaiza tanto a la altura del Carril de Picaza como a la del Edificio de Los Pinos.

Asimismo, se coordinaron actuaciones en calles y viviendas por acumulación de lluvia y algunos problemas en el alcantarillado en distintas localidades del litoral, principalmente en Vélez-Málaga, donde se desprendió el techo de una vivienda en calle Gigantes. En Torre del Mar varios vecinos rescataron con la ayuda de cuerdas a un conductor que se había visto sorprendido por la rápida crecida del río Seco en las inmediaciones de su desembocadura. En la carretera que comunica Árchez y Salares se abrió un socavón. La más grave de las incidencias atendidas por el Consorcio Provincial de Bomberos a consecuencia del viento y las precipitaciones tuvo como protagonistas a un bebé y a dos adultos, que tuvieron que ser rescatados de un vehículo atascado en el barro bajo un puente de la A7 a la altura de Estepona. Resultaron ilesos.

Los avisos registrados ayer se sumaron a los 57 registrados el pasado jueves, principalmente por el viento, que afectó a todas las comarcas de la provincia. Ronda fue la más afectada con 18 avisos, entre otros por una vivienda inundada, un techo derrumbado, una colisión múltiple de vehículos y la caída de una rama sobre un coche en el que quedaron atrapadas tres personas que tuvieron que ser liberadas. El temporal de lluvia siguió ocasionando diversos problemas en la comarca y, especialmente en Benaoján, cuyo Ayuntamiento tuvo que proceder al cierre del acceso a la Cueva del Gato por la crecida del río Guadiaro y también al cierre del complejo de deportes, debido a que parte del mismo quedó anegado por el agua. Además, equipos de Protección Civil se desplazaron hasta la barriada de la Estación para proteger una de las viviendas contiguas al cauce del río Guadiaro por el peligro de que el agua llegase a entrar en la vivienda.

Por otra parte, era delicada la situación en La Vega, en la que se encuentran situadas algunas fábricas que quedaron parcialmente rodeadas por el agua, aunque desde el Consistorio indicaron que no llegó a penetrar en su interior. También la carretera entre Ronda y Benaoján presentaba ayer numerosas zonas en las que el agua cruzaba la vía y ponía en peligro la circulación.

Mientras tanto, en Jimera de Líbar también se estaba pendiente de la crecida del río Guadiaro por la proximidad a su cauce de la barriada de la estación del ferrocarril, que ya se inundó en otras ocasiones. En Alhaurín el Grande, los bomberos rescataron a otra mujer del interior de su vehículo en el cauce del río Fahala.

La práctica totalidad de las depuradoras de la provincia sufrieron complicaciones leves por las fuertes lluvias. Algunas de ellas tuvieron problemas eléctricos, como fue el caso de Cuevas del Becerro, o bien sobreaforos y desbordamientos que impidieron que funcionaran a pleno rendimiento. En Alhaurín de la Torre se desprendió parte del mástil de una de las banderas que ondean en la plaza del Ayuntamiento. Los servicios operativos, junto a los bomberos, retiraron la estructura, tras cortar la calle al tráfico durante unos minutos.

La Aemet mantuvo ayer activa la alerta naranja hasta las 18:00 en la capital malagueña, en la Costa del Sol y en el Valle del Guadalhorce, mientras que en la Axarquía el aviso se extendió hasta las 21:00. La previsión es que continúe lloviendo también durante la próxima semana, aunque con menor intensidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios