Lucas y sus ganas por venir al mundo

"No me dio tiempo ni a quitarme la ropa: el bebé estaba ya allí. Intentaron sujetarlo, pero me vino una contracción y di a luz de pie en la consulta". Así, bajo la mirada curiosa de los enfermeros que pasaban nació hace dos días Lucas, el bebé de Belén Gutiérrez, una malagueña que no pudo reprimir las contracciones y apenas llegó al Hospital Materno Infantil de la capital dio a luz sin pasar al paritorio.

Desde ese momento, Belén y el recién nacido fueron el centro de los rumores de la planta de Maternidad. "Para ellos éramos la familia del pasillo. Cuando llegué las enfermeras nos murmuraban eso y para saber en qué habitación estaba bastaba con decir que era 'la mujer del pasillo", relata Miguel Ángel Gutiérrez, hermano de Belén.

"Estuve en casa aguantando los dolores. Llegué a romper aguas y fuimos rápidamente al hospital. Ya en el coche tenía que ir con las piernas cerradas porque quería salir", relata la madre. A pesar de lo inusual de la situación, el parto transcurrió sin incidencias. "Mientras esperábamos para dar el DNI y la tarjeta sanitaria, ya que había una familia delante de nosotros, empecé a notar que no aguantaba más y tenía ganas de achuchar. Fue en la misma puerta del baño de la consulta donde nació, allí de pie sin dar tiempo a entrar al paritorio y ponerme en el potro", relata la paciente, quien esperaba ayer el alta médica para regresar a casa.

Una vez cortado el cordón umbilical, los sanitarios trasladaron a la joven al paritorio, donde se finalizaron los trámites administrativos, según explicó el propio hospital, que aseguró que la paciente estuvo en todo momento asistida por una matrona y sanitarios.

Belén y su pareja, Rafael, no son padres primerizos, sino que este es su tercer hijo: Rafael, de siete años, Ignacio, de cinco, y el recién llegado Lucas, que nació con 3,800 kilogramos en una situación peculiar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios