Málaga es el destino turístico costero que más crece en España entre enero y mayo

  • Las pernoctaciones en la Costa del Sol han subido más que en Canarias, Baleares, Costa Blanca o Costa Dorada

La Costa del Sol está viviendo un primer semestre casi mágico, hasta el punto que se ha convertido en el destino turístico costero que más pernoctaciones -número de noches que un turista duerme en un hotel- ha sumado en los cinco primeros meses del año en España. En Málaga las pernoctaciones aumentaron un 6,9% en ese periodo -393.000 más- mientras que en Canarias crecieron un 6,4%, en Baleares un 1% y en la Costa Dorada o la Costa Blanca hubo descensos superiores al 5%. Así lo apuntan los datos que ayer ofrecieron los máximos responsables del Patronato de Turismo de la Costa del Sol y que van en consonancia con los dados por el consejero de Turismo, Luciano Alonso, hace unos días.

De cara al verano, las previsiones son aún mejores pues se espera que lleguen a la Costa del Sol 4,3 millones de turistas, unos 200.000 más que el año pasado, lo que supondría entre un 4,5 y un 6% más que el verano anterior en función de cómo termine. Salvador Pendón, presidente del Patronato de Turismo de la Costa del Sol, destacó la evolución del turista nacional, que es el primer cliente de este destino, aunque sobre todo valoró el importante crecimiento que se estima de turistas alemanes (entre un 8 y un 12%), británicos (5%) y procedentes de los países nórdicos (11%).

Ana Gómez, gerente del Patronato, señaló que "el primer semestre ha sido espectacular" aunque recordó que "aún queda mucho por hacer". Por ejemplo, citó que "tenemos que ponernos más las pilas en materia medio ambiental". Pendón también quiso huir de los triunfalismos y mostró un tono, dentro de la satisfacción, más moderado. El presidente del órgano turístico afirmó que "no podemos caer en la autocomplacencia" y se marcó varios retos a superar. El primero de ellos es "poner fin al afán expansionista de que vengan cada vez más turistas y fomentar el hecho de que éstos gasten más en el destino para ser más rentables". También abogó por "incorporar nuevos productos que den una mayor singularidad, como puede ser apostar por la diversidad paisajística, el patrimonio cultural o el folclore".

Todo sea por intentar atraer a personas con mayor poder adquisitivo. Gómez explicó que "habrá un ligero incremento de los ingresos [el año pasado ascendieron en total a 4.234 millones de euros con una media de 40 euros por persona] porque si bien es verdad que ahora gastan menos, vienen más veces y se alojan en hoteles de cuatro y cinco estrellas, por lo que se compensa".

Una de las principales virtudes de la Costa del Sol ha sido que ha podido unir el incremento de turistas con el aumento de plazas hoteleras de calidad. En estos momentos, el 60% de los hoteles existentes en la zona son de cuatro o cinco estrellas.

Si se analiza la evolución de las plazas hoteleras totales, se observa que éstas se han incrementado en un 60,5% desde 1998, pasando de 53.211 a 85.477 el año pasado. Entre el primer semestre de 2008 y el mismo periodo de 2007 se han sumado 1.276 plazas más en los hoteles y, pese a eso, el grado de ocupación se ha mantenido estable en el 63%.

"Una vez más el turismo será el motor económico de Málaga y ayudará a superar los momentos de crisis que ahora vivimos", apostilló Pendón. Y los resultados parece que le dan la razón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios