Málaga, la provincia que más empleo destruyó en el SAS entre 2011 y 2013

  • En total perdió 1.545 puestos Se debe a la falta de sustituciones y de reposición de jubilados

Un total de 1.545 empleos. Ese es el balance de los trabajadores que se han perdido en la sanidad pública malagueña en apenas dos años. El dato -que incluye a todas las categorías- fue facilitado ayer por el Sindicato de Enfermería (Satse) y ha sido elaborado a partir del Boletín Estadístico del Personal al Servicio de las Administraciones Públicas. Proporcionalmente, Málaga es la provincia andaluza que más empleos ha recortado en el Servicio Andaluz de Salud (SAS), ya que ha perdido un 9,3% de sus trabajadores al pasar de 16.582 en 2011 a 15.037 en 2013. Le siguen Huelva (8,4%), Cádiz (8,2%) y Sevilla (8%). Eso sí, en términos absolutos, la provincia queda en segundo lugar. En ese periodo, Sevilla fue la que más empleos destruyó -1.879- y Málaga se sitúa a continuación -1.545-.

Para el secretario provincial del sindicato en Málaga, Eugenio Pérez, la situación es clara: "O se cambia el criterio restrictivo de contratación, o poco a poco se irá perdiendo el sistema público de salud porque con continuos recortes no se puede seguir dando lo mismo". Según Pérez, casi la mitad de los empleos perdidos corresponden a enfermería.

Las causas de la sangría en el empleo son fundamentalmente dos: que casi no se reponen las jubilaciones que se van produciendo y que apenas hay sustituciones por bajas, permisos de maternidad o reducciones de jornada. Hace un par de semanas, el Sindicato de Enfermería ya denunció que en solo un mes -de septiembre a octubre pasado-, el número de desempleados en esta categoría sanitaria se había incrementado en un 55% debido a la finalización de los pocos contratos de verano que se habían hecho. Así, de 383 enfermeros parados en septiembre, se pasó a 592 al mes siguiente. "Uno de cada cuatro parados de enfermería en España está en Andalucía", advirtió el sindicato.

Para Satse, la pérdida de empleo en la sanidad pública y la progresiva precariedad en las condiciones laborales de sus trabajadores conlleva una pérdida de la calidad de la atención. Además, la organización sindical asegura que los recortes ya están teniendo "consecuencias" para los usuarios, como son los cierres de camas, retrasos en la asistencia e incremento de las listas de espera.

De hecho, Satse acompaña el análisis de la pérdida de empleo con los datos de las demoras para operaciones en el mismo periodo, de 2011 a 2013. El sindicato recuerda que en junio de aquel año, la espera media en la provincia era de 54 días. Al año siguiente, en ese mismo mes, era de 59. En el último corte, hecho en junio de 2013, ya iba por 61 días. Y la tendencia es igual en toda Andalucía, porque en todas las provincias han aumentado las listas de espera y la media ha pasado de 54 a 59 días.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios