Málaga registra su menor número de jóvenes 'ni-nis' en una década

  • La provincia ha conseguido reducir en 30.000 personas en cinco años el volumen de jóvenes de 16 a 29 años que no estudian ni trabajan, aunque el paro juvenil sigue por las nubes

Una universitaria estudia en la escalinata de la Facultad de Derecho. Una universitaria estudia en la escalinata de la Facultad de Derecho.

Una universitaria estudia en la escalinata de la Facultad de Derecho. / m. h.

Más de 30.000 jóvenes que ni estudian ni trabajan, los llamados ni-nis, han cambiado la relajación por una actividad en los últimos cinco años en la provincia. Eso ha provocado que Málaga contabilice en estos momentos el menor número de ni-nis de la última década, lo que suele ser motivo de alegría para una población dinámica que quiere progresar. En el cuarto trimestre de 2017 había en Málaga 44.700 jóvenes de entre 16 y 29 años que no estaban ni estudiando ni trabajando, según los datos facilitados a este diario por el Instituto Nacional de Estadística (INE), lo que supuso un descenso de 1.500 personas respecto a 2016, un 3,2% menos. Pero hay que tener en cuenta que el 2016 fue favorable y que en los años de la crisis se han registrado cifras realmente alarmantes, por lo que la diferencia es mayor. En este sentido, en 2012 había, por ejemplo, 74.600 ni-nis en Málaga, 30.000 más que ahora, y el techo se alcanzó en 2010 con 75.100. En los últimos doce años, el menor volumen de jóvenes que ni estudiaban ni trabajaban se dio en el último año del boom económico, en 2007, con 40.200, una cantidad también considerable.

¿Qué ha pasado para que estos jóvenes, de pronto, hayan decidido salir del ostracismo? La reactivación económica es una causa clara, pues se está creando empleo y muchos de estos jóvenes se han subido al carro laboral. Según la última Encuesta de Población Activa, Málaga terminó el año 2017 con 601.700 personas ocupadas, 31.600 más que un año antes. Ese ascenso corresponde a personas de todas las edades y también están los jóvenes. Otro aspecto que confirma esta situación es la tasa de paro juvenil. El INE indica que el 45,3% de los jóvenes entre 16 y 24 años estaban parados el año pasado en la provincia de Málaga. Es una cifra enorme y de las más altas de la Unión Europea, pero es la menor tasa de paro juvenil desde 2008. En cualquier caso, eso no quiere decir que haya que lanzar las campanas al vuelo porque una tasa de desempleo juvenil del 45,3% es inconcebible para cualquier sociedad moderna y se está a años luz de una cantidad que pudiera considerarse asumible. En 2007, la tasa de paro juvenil en Málaga llegó a ser del 17,2% y en aquel momento ya parecía alta.

Málaga es la sexta provincia española con más 'ni-nis' y la tercera andaluza

Además de la creación de empleo hay otras variables que han podido influir en ese descenso de los ni-nis y no son precisamente positivas. Una de ellas es que esos jóvenes hayan decidido emigrar a otros países para buscarse la vida ante la imposibilidad de conseguir un puesto de trabajo en Málaga. Otra es que, aburridos de no encontrar un empleo, se hayan puesto otra vez a estudiar para intentar mejorar su currículo y tener más opciones para optar a algo. Málaga ha reducido notablemente su volumen de ni-nis, pero sigue siendo una de las provincias españolas con más jóvenes sin un horizonte claro. Las dos primeras son, por razones obvias de población, Madrid (124.200) y Barcelona (97.300) y le siguen Valencia (62.900), Sevilla (54.800) y Cádiz (50.300). Málaga está en la sexta posición nacional. En toda España hay 1.079.400 ni-nis.

En el polo opuesto están los sí-sí, es decir, aquellos jóvenes que estudian y que trabajan a la vez. El año pasado había 14.400 en Málaga, 2.100 más que en 2016, aunque está en un nivel medio al del resto de años de la crisis. En 2012 fue cuando tocó fondo con apenas 9.000. En los años de bonanza sí hubo muchos jóvenes compaginando estudios y trabajo, llegando a alcanzar los 38.200 en 2007.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios