Médicos del Clínico reivindican más camas para poder operar más

  • Piden la apertura de una unidad acabada que solucionaría un cuello de botella quirúrgico

Con respeto, con ánimo constructivo, pero reivindicando por su hospital y por sus pacientes, médicos del Clínico pidieron ayer más camas para poder operar más. Fue durante el encuentro con el que celebraban los 15 años de Cirugía Cardiaca. Este área, que fue diseñada para 200 pacientes anuales y en la actualidad interviene casi a 350, aspira a operar a cerca de 500 enfermos al año para dar respuesta a una demanda creciente que engrosa sus listas de espera.

En el balance de esos 15 años, el jefe de Reanimación del Clínico, Manuel Rubio, enumeró las fortalezas del equipo: madurez profesional, cohesión, capacidad de adaptación y calidad asistencial. Pero también señaló las debilidades del área de Reanimación que frenan el empuje de los cirujanos cardiacos. "Dotación de camas insuficiente. Padecemos la misma enfermedad que el hospital. Seguimos con las mismas camas, pero intentando intensificar la actividad", describió. Rubio aclaró que el Clínico asume esa situación, "pero tiene un cuello de botella que para el futuro debería solucionarse". El hospital tiene 18 camas de UCI y 10 de Reanimación Postquirúrgica. Cuando se completan, se frenan aquellas intervenciones que pueden esperar. Ese es el cuello de botella cuya existencia también lamentaba el jefe de Cirugía Cardiaca del Clínico, Eduardo Olalla.

Por eso, los profesionales instaban a acelerar la apertura de una unidad de 10 camas para postoperatorios complejos como los cardiacos y que lleva varios meses acabada, pero que aún no tiene dotación de personal. "Entre enfermeros, auxiliares y celadores requeriría casi 40 trabajadores y la crisis nos ha dejado parados", admitía Olalla. El hospital ya prometió antes de Semana Santa que esas camas se abrirían de forma inminente.

Conscientes de los tiempos de crisis que corren, de la necesidad de contención del gasto y del alto coste de las tecnologías que utilizan, pero recordando el progresivo envejecimiento de la población y el aumento de turistas comunitarios de edad avanzada "que vienen a tomar el sol y acaban con tres puentes [bypass]", los profesionales solicitaron más recursos. Entre ellos, la dotación de un quirófano híbrido cuyo coste superaría los "70 millones de pesetas". Este recurso permitiría combinar en una misma operación la cirugía a corazón abierto con técnicas de Hemodinámica que permiten reparaciones mediante cateterismos sin abrir al paciente. Así, se acorta la intervención y es menos agresiva para el enfermo. El hospital ya hace cirugía híbrida en algunos casos, pero un quirófano específico permitiría potenciar este abordaje mixto que está en auge.

350

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios