Sector inmobiliari0 Malos tiempos para la construcción

Miles de viviendas nuevas vacías o sin acabar invaden la Costa

  • Las promotoras afirman que han reducido el precio pero aún quedan muchos inmuebles de segunda residencia libres · Grandes inversores españoles y extranjeros conciertan citas o acuden a subastas a buscar chollos

Comentarios 10

El sector de la construcción tiene un modus operandi que, en ocasiones, resulta muy rentable y, en otros, una auténtica ruina. Desde que un promotor compra un suelo y pide las primeras licencias hasta que concluye la obra -lo que se llama periodo de maduración- pueden pasar cinco o seis años y en ese tiempo, como ha ocurrido ahora, se ha podido bajar del cielo al infierno sin paradas intermedias. Los promotores inmobiliarios, en apenas tres años, han pasado de vender las viviendas sobre plano y sin construir, a verse con edificios enteros levantados y prácticamente vacíos. La resaca inmobiliaria ha dejado miles de pisos y chalés construidos y sin dueño por toda la Costa del Sol, muchos de ellos ya terminados y otros aún en su estructura.

La mayoría de estas promociones fantasma están distribuidas por la zona norte de la autovía y son inmuebles que, en principio, estaban destinados a segunda residencia. Violeta Aragón, gerente de la Asociación de Constructores y Promotores de Málaga (ACP), recuerda que en la provincia aún quedan unas 22.000 viviendas sin vender y señala que "hay varias promotoras que están en concurso de acreedores y que no pueden vender hasta que no se aclaren los procesos judiciales".

Sólo basta con dar un paseo por la autovía para ver estas edificaciones. En la salida de Arroyo de la Miel, a la derecha, hay varios complejos residenciales que, aparentemente, están vacíos. La mayoría de las viviendas -en algunos casos todas- tienen las persianas bajadas, no hay apliques de luz en las terrazas ni se aprecia ningún movimiento de personas. Lo que sí abundan son los carteles de venta de inmobiliarias, promotoras y particulares. "En esa zona habrá un 50% de los pisos sin vender tanto directamente de la promotora como de inversores nacionales que ahora quieren deshacerse del inmueble", apuntan fuentes de la inmobiliaria Blue Sea.

En esa área, conocida como Santangelo, hay varias casetas de venta y promociones de distintas empresas. En una de Aifos una empleada asegura que "tenemos una urbanización de 185 viviendas que se están escriturando y entregando ahora y sólo nos quedan dos o tres por vender". En la misma calle hay otra caseta del grupo Proquinter. La empleada afirma que la urbanización que comercializan "está completamente terminada, tiene un total de 170 viviendas y nos quedan 40 por vender". Esta trabajadora dice que "hay gente interesada y estamos notando más movimiento en los últimos meses aunque ahora con la lluvia se ha parado algo la actividad".

La misma opinión tiene Liliana González, directora comercial de Cogilco, una promotora que tiene varios proyectos en esa zona. "El ritmo de ventas ha mejorado aceptablemente desde septiembre aunque es bajo si lo comparamos con años anteriores por la contracción del comprador extranjero". Esta firma ha construido, entre Benalmádena y Torremolinos, cerca de 350 viviendas y, según González, una media del 25% está aún sin vender pese a que han bajado el precio en torno a un 20%.

En el camino a Mijas se puede observar una promoción inmobiliaria aún en obras. El pasado jueves, fecha en la que se hizo la visita, el equipo de este diario no observó a nadie trabajando allí. Sólo había un cartel roto con un número de móvil incompleto y otro semiderruido con el nombre de Ferconsa, una empresa del grupo Ferrovial. Este diario se puso en contacto con responsables de la multinacional española sin recibir respuesta.

Álvaro Rojas, director territorial en Andalucía del área inmobiliaria de BNP Paribas, explica que "normalmente no hay promociones enteras sin vender, aunque lo normal es que sí queden restos, que en unos casos pueden ser del 10% y en otros del 70%". Esta entidad se ha marcado como objetivo ayudar a bancos, cajas de ahorro y empresas a dar salida al stock y anuncia que en breve harán una subasta de inmuebles por internet. "Habrá rebajas de entre el 25 y el 40% del precio actual porque hay una horquilla de entre 150.000 y 200.000 euros que es lo máximo que está dispuesto a invertir un español en la adquisición de una segunda residencia".

Otra opción son los grandes grupos de inversión. Violeta Aragón asegura que varios empresarios de España, Gran Bretaña, Alemania, Noruega, Dubai o Emiratos Árabes han pedido información a la ACP sobre posibles gangas. De hecho, esta próxima semana vendrá un grupo financiero ruso a Málaga. "La condición fundamental que piden es un buen precio para revender los pisos cuando se reactive el mercado", subraya la gerente de la ACP. "Tenemos inversores, tanto españoles como extranjeros, que acuden a las subastas a comprar grandes volúmenes de viviendas pues adquirir pisos en la Costa del Sol con descuentos del 30%, que son de un 60% respecto al precio de hace unos años, es una buena posibilidad de negocio", continúa Rojas.

La economía son ciclos y, en el sector de la construcción, son más patentes. Es momento de encontrar chollos, pues miles de viviendas están vacías, aunque para eso hay que tener dinero. En la Costa del Sol hay todo tipo de opciones: desde compra directa hasta alquiler con opción a compra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios