Movilidad cambia puntos ya pactados con la Junta para el Metro al centro

  • La última demanda incluye 39 aspectos Fomento insiste en que el calendario de la obra "no puede ser objeto de sucesivas alteraciones"

El pasado 10 de abril el área de Movilidad del Ayuntamiento de Málaga remitió a las empresas adjudicatarias del tramo del Metro a la Alameda Principal un documento con 36 exigencias a cumplir para poder autorizar el arranque de los desvíos de tráfico necesarios. Casi tres meses después, el pasado lunes, las mismas firmas constructoras recibieron otro escrito procedente del departamento municipal con 39 puntos, con los que se piden modificar, corregir o ampliar ciertos aspectos de un plan de movilidad que se daba por cerrado. De hecho, según desveló ayer el delegado de Fomento de la Junta de Andalucía, Francisco Fernández España, entre estas recientes peticiones se incluyen algunas que alteran "lo ya acordado y pactado", mientras que otras implican ampliaciones o detalles a mayor escala.

La reacción de la Administración regional ante la nueva dilación municipal a la hora de autorizar los desvíos de tráfico a realizar antes de acometer la ejecución de la infraestructura del suburbano incidió, nuevamente, en reclamar dilación en la actuación del Consistorio. "Hemos sido muy permeables a todas las observaciones del Ayuntamiento, conscientes de que se trata de una zona muy sensible para el tráfico urbano", expuso ayer el delegado territorial.

Ejemplo de ello, recordó, fue el acuerdo alcanzado el pasado 15 de abril sobre esta materia, al asumir la Junta las peticiones adicionales realizadas por el Consistorio, como el mantenimiento del tráfico en la calle Nazarenos del Paso mientras se desarrollen los trabajos de construcción del túnel.

Asumido ello, el malestar en el seno de la Administración regional es evidente. "Los calendarios de esta obra no pueden ser objeto de sucesivas alteraciones", manifestó Fernández España, quien reclamó al Ayuntamiento "un escenario e interlocución más estable y clarificadora para poder afrontar así con garantías el desarrollo de una obra como la del Metro, que tiene que cumplir unos plazos". En este punto, recordó que "siendo un elemento principal", los desvíos de tráfico afectados representan apenas el 5% de la inversión de la infraestructura.

El peso estratégico de los mencionados desvíos, que vienen siendo objeto de negociación entre las dos administraciones desde hace meses, radica fundamentalmente en que puede condicionar el avance normal de la construcción del tramo entre el puente de Tetuán y la calle Torregorda. Los acuerdos vigentes fijan para finales de 2017 la llegada de los trenes hasta la estación de Atarazanas.

Por todo ello, la Junta exigió "total cooperación y fluidez entre ambas administraciones". La demanda gana en trascendencia si se tiene en cuenta, como recordaron ayer desde Fomento, que técnicos de ambas instituciones habían mantenido 21 reuniones desde el 26 de noviembre de 2013. Tras el acuerdo del 15 de abril, añadieron, la unión temporal de empresas adjudicataria, integrada por Acciona y Sando, entregaron el 22 y el 29 de mayo toda la documentación relativa al estudio de movilidad. Fernández España anunció su intención de reunirse la próxima semana con la concejala de Movilidad, Elvira Maeso, a la que asistirán técnicos de ambas administraciones. Con este encuentro se busca "despejar de manera efectiva y lo más ágil posible las observaciones y modificaciones que el Consistorio ha planteado para los desvíos de servicios de tráfico del tramo Guadalmedina-Atarazanas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios