Muchas voces para gritar el mismo No

  • Una docena de actos se convocaron ayer para rechazar la violencia en la provincia andaluza con la tasa más alta de asesinatos. En los últimos meses han muerto tres mujeres y dos niños.

Resonaron ayer muchas voces distintas para gritar el mismo No. En la calle, en los auditorios, en una mesa de debate, en los centros educativos, en las sedes sindicales, el binomio violencia de género fue protagonista como cada 25 de noviembre. Aunque éste cobró ayer aún más fuerza en Málaga, provincia que ha sufrido en los últimos meses la dureza de tener que contar cinco víctimas mortales, tres mujeres y dos niños. La manifestación convocada por la Plataforma Violencia Cero fue uno de los actos centrales del día. Por su parte, la Junta quiso poner el acento en la concienciación de los más jóvenes y por la mañana hizo entrega de los premios del concurso de microrrelatos y nanorrelatos en los que han participado más de 240 estudiantes.

"Hay que seguir en la calle, peleando, sumando para conseguir acabar con esta lacra que ha sido especialmente sangrante este año en Málaga, debería de estar aquí la ciudad entera", dijo ayer Lola Rodríguez, presidenta de la Plataforma Violencia Cero, a la cabeza de la manifestación que partió desde la plaza de la Merced a las 19:30. Detrás del lema "Ni una más" marcharon cientos de malagueños, entre ellos cargos públicos, políticos y miembros del movimiento asociativo, pero también ciudadanos anónimos empeñados en no ser cómplices de maltratadores y en mostrar su apoyo a las víctimas, como Estefanía y Aaron. Su familia y amigos más cercanos, con camisetas adornadas con su foto, también quisieron estar ahí. Sin embargo no asistió el alcalde y se vieron pocos rostros del PP, ya que la Delegación del Gobierno en Andalucía convocó a la misma hora una entrega de premios en la sede de la Diputación.

La presidenta de la plataforma destacó lo importante que es incidir en las edades más tempranas. "Ellas son las futuras víctimas y de ahí saldrán los posibles maltratadores y tienen que aprender a detectar una violencia que está muy normalizada entre la gente joven", apuntó Rodríguez y subrayó que "si no educamos en igualdad esto no va a acabar nunca". Por eso, también denunciaron desde la plataforma los recortes en políticas sociales, en dependencia,  sanidad y educación que hacen que la mujer esté más aislada y le sea cada vez más difícil salir de la espiral de violencia.

Por las 47 mujeres asesinadas, "por las miles de mujeres con orden de protección que viven aterrorizadas, por las mujeres con discapacidad que se ven obligadas a depender de su agresor, por las que optan por el suicidio y las que sufren la violencia en silencio", por todas ellas, como leyó la periodista Lola Calvillo en el manifiesto, "no podemos permanecer impasibles" y se exigió no dar "ni un paso atrás en los derechos conquistados".

Esos derechos que los jóvenes consideran inherentes pero que no lo fueron hace unas décadas y que aún no parecen serlo en la mente de maltratadores y asesinos. Todos coincidieron ayer en decir que la educación tiene una importancia clave para romper esa herencia cultural y por ello se solicitó la participación de los escolares. "Quítate la venda de los ojos, sécate esas lágrimas y sonríe, no te va a volver a tocar más". Con este nanorrelato Alba Solís, estudiante de primero de Bachillerato del IES Mare Nostrum ganó el primer premio del concurso la modalidad de textos de menos de 140 caracteres.

"Creemos que tenemos que seguir trabajando con los más jóvenes, tratando de evitar modelos machistas que aún perviven", afirmó ayer el delegado provincial de la Junta, José Luis Ruiz Espejo. "Llevamos cinco asesinatos por celos malentendidos, por no entender que las personas no pertenecen más que sí mismas", apuntó Ruiz Espejo y agregó que "los jóvenes no dan la verdadera importancia a insultos y conductas que son el primer paso para la violencia de género, algo que hay que evitar y no tolerar".

Aprender a detectar conductas y denunciar son herramientas básicas para intentar ganar esta batalla. "No estar impasibles ante un problema que es de todos, hay que estar alerta de forma permanente", resaltó la delegada de Educación, Patricia Alba y deseó que "ojalá no tuviéramos que celebrar más actos como éste". Pero ésto no será muy creíble si aún el 65% de los menores andaluces, según un estudio del Instituto Andaluz de la Mujer, reconoce haber ejercido discriminación sexista. Como matizó el delegado de Salud, Daniel Pérez, "es fundamental corregir esa conducta".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios