Naturalmente, el disfrute de todos los sentidos

Comentarios 1

naturalmente

Si su terraza con vistas al campo de golf y al mar de Caleta de Vélez, podría recomendarse para una buena mañana de sol, su interior bien vale una relajada comida entre amigos o en familia. Naturalmente es un restaurante para no perderse. Su variada cocina con guiños a la mediterránea y a la internacional abren el apetito desde que se atraviesa la puerta de entrada. Una cerveza bien fría de la extensa gama que poseen para abrir boca es un buen principio para disfrutar del restaurante del Campo de Golf Baviera. Naturalmente.

Paco Carreño, Eduardo Muñoz y Mamé se embarcaron en este proyecto que sorprende por su originalidad y dinamismo. El buen gusto en su cocina y la calidad de sus productos suman atractivos a este local en el que se cuidan al máximo todos los detalles.

"Es tan simple como ofrecer comida sana con alimentos de primera", expone Paco Carreño, uno de los socios de este restaurante que nació con una personalidad culinaria clara y definida. "Es cocina de mercado dentro de una cocina mediterránea puesta al día", añade Mamé, quien se ha formado con maestros cocineros de Andalucía, Cataluña o País Vasco como pueden ser Martín Berasategui, Adriá, Arguiñano y Arzak. En Málaga ha estado al frente de La Abuela María o el Nouvelle.

Una mesa a compartir entre amigos, puede salir a 20 euros por persona. Eso sí, se pueden degustar desde nachos con guacamole y queso cheddar, pinchos turcos, crepes fritos o foie con manzana y maracuyá. Desde Italia llegan los pañuelitos rellenos de gorgonzola con hongos. Hay que hacer hueco para probar alguno de sus arroces, el solomillo de cerdo con tarta de Casar y romero, o el solomillo de buey con reducción de vino tinto y duet italiano. Eso son "los platillos" como les llaman.

Las chucherías son todo un pecado: muerte por chocolate, Gelee de dry Martini con sorbete de limón o arroz con leche caliente con bizcocho y sorbete. "Nuestra filosofía es ofrecer comida excelente al alcance de todos", agrega Paco, quien recuerda que tienen una amplia carta de vinos que va desde los Rioja o Ribera del Duero a los Jumilla, Navarra, Rueda, Rías Baixas y de la Denominación de Origen Málaga. "Al igual que con los alimentos, intentamos que nuestros proveedores sean siempre de la zona y de la provincia. Es una de nuestras máximas: trabajar con productos lo más naturales posible", dice.

Pero este mágico restaurante también ofrece comidas a los golfistas que pasan la mañana en el campo de juego y a los que ofrece variadas tapas, ensaladas, sándwiches y hamburguesas. "Nuestra variedad gastronómica viene un poco porque son muchos los ingleses y nórdicos que vienen a nuestras instalaciones. De hecho, durante la semana tenemos un menú especial de diez euros", comentó uno de los socios, quien apuntó que otro de los pilares fuertes de esta empresa es el servicio de catering al que se dedican desde hace 10 años. "Tenemos 100 posibilidades diferentes de eventos y celebraciones. Podemos trabajar a la carta con el cliente", indica Eduardo mientras muestra el coqueto reservado que incluye el restaurante.

Cualquier día es bueno para acercarse a Baviera, pero depende del que elija puede encontrarse con el Día de los Monty Python, el del Golfista, el de la Mujer o el enológico. Un aliciente más para disfrutar de una buena mesa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios