Obras eternas en los polígonos

  • Los proyectos viarios de Guadalhorce y El Viso acumulan meses de retraso · El Ayuntamiento reconoce los problemas que causan las obras para el tráfico y espera solucionarlos "lo más pronto posible"

Varios polígonos malagueños se encuentran inmersos en un proceso de mejoras viarias que se está prolongando más de lo previsto. Dos en los que las obras parecen eternizarse son el Guadalhorce y El Viso, donde el Ministerio de Fomento y la Consejería de Obras Públicas ejecutan desde hace meses sendas actuaciones sin visos de terminar. Los usuarios se quejan de las molestias que sufren a diario.

Las intervenciones son distintas, pero los problemas parecidos. En el Guadalhorce se está construyendo un nuevo acceso por la antigua carretera de la Azucarera, que conectará la citada zona industrial con la entrada por calle Pacífico de la zona oeste de la capital. La intervención de El Viso consiste en la mejora de su acceso sur, concretamente de la carretera de Campanillas. Estas actuaciones buscan hacer más eficientes las comunicaciones de ambos núcleos industriales, pero acumulan retrasos y quejas ciudadanas.

En el Guadalhorce las obras llevan casi un mes detenidas. Según fuentes consultadas, esto se debe a distintos problemas técnicos que han obligado a modificar el proyecto inicial. Está en construcción una nueva rotonda entre las instalaciones de Bauhaus y la depuradora que Emasa tiene en el Guadalhorce. Manuel Marmolejo, concejal de Polígonos del Ayuntamiento de Málaga, dice que esta actuación será una de las entradas "fundamentales" para el polígono y se muestra convencido de que terminará "pronto". "Espero que todo se resuelva cuanto antes porque son continuas las retenciones de entrada y salida al polígono", afirma el edil.

Las obras del polígono El Viso, por su parte, están en marcha, pero arrastran retrasos originados por distintos avatares. El proyecto abarca el tramo de carretera desde la glorieta de María Zambrano hasta Hitemasa. Obras Públicas reforzará un kilómetro de firme y acondicionará otros 2,5 kilómetros de la vía. Con esta actuación el vial pasará a tener cuatro carriles troncales, dos por sentido, y dos vías de servicio. Así, en algunos tramos, según explica la propia delegada en funciones, Josefa López, habrá ocho vías, cuatro carriles y otros cuatro de servicio. La Junta invertirá un total de 11.700 millones de euros.

Este proyecto es fruto de un convenio entre el Ayuntamiento y la Junta, por el cual una administración renovaría los accesos del Puerto de la Torre y la otra los de Campanillas. El presupuesto y los plazos de entrega eran los mismos, pero el Consistorio entregó el suyo antes de las últimas elecciones municipales (se celebraron el pasado 27 de mayo de 2007) y la administración autonómica no podrá hacer lo propio, como mínimo, hasta el final del próximo verano.

"Esta actuación nos preocupa especialmente. En el mes de febrero presentamos una moción en el pleno para pedir responsabilidades a la Junta, pero no hemos tenido respuesta", denuncia Marmolejo. La delegada de la Junta, por su parte, argumenta que los retrasos se deben, por un lado, a que el propio Ayuntamiento entregó tarde el proyecto y a los traslados de las líneas telefónicas. "Además, el Ayuntamiento paró la obra porque se tuvo que realizar un estudio de tráfico. De todos modos, no se prevé que se note en la entrega final, que será a final de verano", afirma López.

El tramo de la carretera de Campanillas que está ejecutando Giasa, la empresa pública dependiente de Obras Públicas, se completará con una mejora del vial hasta Mercamálaga. Según explica Marmolejo, el Ayuntamiento espera una ayuda de 10 millones de euros de los Fondos Europeos Feder para llevar a cabo esta actuación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios