Ocio para los niños, quebraderos de cabeza para los padres

  • Comienza la Semana Blanca, uno de los cuatro periodos vacacionales del año para los escolares y que en total suman unos tres meses y medio · Los campamentos urbanos en los centros ayudan a los padres a conciliar

Comentarios 1

Los fajines en la cabeza, los sombreros por los suelos, los volantes llenos de polvo y restos de batido, pero las caras de alegría intactas. Después de celebrar el día de Andalucía, los más de 320.000 alumnos de la provincia iniciaron ayer la Semana Blanca, el segundo periodo vacacional del curso tras las Navidades. Durante la próxima semana las clases se vacían pero no se cierran. Las asociaciones de padres de los colegios organizan campamentos urbanos para que los padres puedan conciliar su trabajo con el cuidado de los hijos. Los escolares cuentan con unos tres meses y medio al año de asueto, tiempo de ocio para ellos que se torna en dolores de cabeza para los que tienen que encajarlos con su jornada laboral.

Para esta semana, un total 70 centros públicos han solicitado a la Delegación de Educación abrir en Semana Blanca y se les ha concedido aumentar el servicio de vigilancia. También un buen número de colegios concertados y otros organismos, como la Diputación provincial, o algunas instalaciones deportivas ofrecen la alternativa perfecta para atender a los niños esta semana libre. "Esta semana es un quebradero de cabeza para los padres, no saben dónde ubicarlos, se ven obligados a recurrir a estos recursos porque no tienen dónde dejar a los niños", considera María José Fajardo, presidenta de la Fdapa, federación de asociaciones de padres.

No obstante, este año la demanda ha bajado considerablemente y "hay campamentos que no se han podido realizar porque el mínimo son diez niños para ponerlo en marcha", asegura Fajardo, que estima que "o hay padres que apuran hasta última hora o están en casa y no necesiten dejarlos, los que estén desempleados no van a pagar una semana para llevar al crío al colegio". La presidenta de Fdapa también achaca el descenso de solicitudes a que este año el periodo para pedir subvención se adelantó a diciembre y "cuando han querido solicitarla ya se había acabado el plazo". La Semana Blanca suele costar entre 40 y 50 euros por escolar con el comedor incluido. También disponen de aula matinal para que el horario de apertura del centro sea desde las 7:30 hasta las 16:00. Todas las actividades las suelen realizan dentro del centro. "Tienen sus horas de juego, de patio, de lectura, les ponen vídeos, se disfrazan, es una semana de descanso, con actividades sobre todo lúdicas pero también tienen tiempo destinado a hacer las tareas", comenta Fajardo.

Mientras que ni en Navidad ni en Semana Santa se realizan actividades, en verano sí que se cubre la mitad de las vacaciones con campamentos urbanos. El mes cuesta en torno a los 300 euros en los centros públicos, en los concertados suelen superar los 400 euros. Se puede solicitar por quincena, por semana o días sueltos, es opcional. "Todo es intentar dar facilidades a los padres para que puedan disponer de recursos, por lo menos la última semana de junio y el mes de julio, que los niños tengan un sitio a dónde ir y ellos se vayan a trabajar tranquilos", afirma María José Fajardo.

En verano se ponen piscinas, hay más juegos acuáticos y al aire libre. En Primaria cuentan con un monitor cada 25 niños, una ratio que se reduce a uno por cada 15 alumnos en Infantil. Estas actividades no son exclusivas para el alumnado de un determinado centro, sino que están abiertas para todo aquél que lo solicite. Los abuelos ya no son la única opción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios