El PSOE pide que Porras dimita por lo sucedido en la berza carnavalera

  • Heredia estima que la actitud mostrada por la edil del PP es "antidemocrática" e "insolidaria" · La peña Cortijo de Torres pidió a Diputación camisetas y delantales

Comentarios 8

La berza carnavalera y la reacción de la concejal de Servicios Operativos del Ayuntamiento de Málaga, Teresa Porras, mostrando su malestar porque algunos de los asistentes al acto vistiesen camisetas y delantales con el logotipo de la Diputación provincial, sigue dando que hablar y va a más. Tras las críticas iniciales de los grupos de la oposición, el secretario general del PSOE en la provincia, Miguel Ángel Heredia, se apresuró ayer, en su primera intervención al respecto, a exigir la dimisión de Porras.

Heredia lamentó la justificación dada el pasado miércoles por el alcalde, Francisco de la Torre, quien justificó la actitud de la edil afectada y consideró razonable las explicaciones dadas por ésta. Porras admitió haber conversado con el presidente de la peña Cortijo de Torres, organizadora del almuerzo, para expresarle su malestar con que hubiese prendas de la institución supramunicipal.

"No procede que dos representantes públicos justifiquen una orden a un colectivo porque es el Ayuntamiento el que financie un acto", comentó el dirigente socialista, quien consideró que con ello "demuestran que están en contra de la colaboración institucional y entienden el patrocinio público como una actividad sectaria y partidista". "Es una actitud antidemocrática, insolidaria y que da cuenta de qué piensan realmente del movimiento vecinal y ciudadano de Málaga", abundó el secretario general del PSOE malagueño.

Desde la Diputación, el presidente Salvador Pendón eludió hacer declaraciones al respecto, pero no así Encarnación Páez, de IU y socia de gobierno con el PSOE. Páez tildó de "patética" la situación, que, sin embargo, muestra cómo "el poder política intenta en demasiadas ocasiones forzar, manipular o presionar a colectivos ciudadanos por asuntos que no tienen nada que ver con el objetivo que tienen eses mismos colectivos".

Lo que pudimos saber ayer, además, es que no fue la institución supramunicipal la que envió por decisión propia las camisetas y los delantales a la peña encargada de organizar la berza, sino que fue el colectivo el que demandó la colaboración del ente. Así lo explicó a este periódico el diputado provincial de Relaciones Externas y Movilidad, Luis Reina, quien recordó que diez días antes del evento, celebrado el pasado domingo 25 de enero, "el secretario de la peña vino a pedir colaboración. Le pregunté qué necesitaban y me comentaron que unas sudaderas o unos delantales para las mujeres que se encargaban de la cocina".

Este extremo fue confirmado por el presidente de la peña, Celestino Pazos, quien no obstante negó que hubiese existido presión alguna por parte de la concejala de Servicios Operativos, a lo que agrego: "Si nos hubiesen presionado, no lo hubiese permitido". "A mí no me parecía bien que el Ayuntamiento se encontrase con esas camisetas cuando colabora con el carnaval", comentó.

En la misma línea, el presidente de la Federación de Peñas, Jesús González, estimó "lamentable" la situación y puso de manifiesto que se le ha dado "más importancia de lo que merecía".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios