Promotores dicen que no hay 'burbuja' y que no bajará el precio de los pisos

  • Un informe de Analistas Económicos de Andalucía asegura que el coste de las viviendas en Málaga está sobrevalorado entre un 22 y un 30% · El sector reconoce que hay incertidumbre y se tiene que reajustar

Comentarios 1

Los promotores y constructores locales están más que hartos de que se hable en los medios de comunicación de la supuesta aparición de una burbuja inmobiliaria. Niegan tajantemente su existencia, aunque también reconocen que el precio de los pisos está sobrevalorado en estos momentos y que el sector está inmerso en una incertidumbre ante el exceso de oferta, el retraimiento de la demanda y la aparición de posibles problemas financieros en la relación entre las empresas y las entidades bancarias. Éstas fueron algunas de las conclusiones a las que se llegó en la mañana de ayer en una mesa redonda llamada ¿Existe burbuja inmobiliaria? organizada por la Diputación de Málaga en su sede.

Juan Ignacio Díaz, de Sando, señaló que una burbuja "no puede durar 12 años, aunque sí es verdad que se puede hablar de desaceleración". Díaz recordó que se prevé que en España vivan 50 millones de personas en 2015, "por lo que va a seguir habiendo demanda". Javier López, representante de Sacyr Vallehermoso, fue más allá y aseguró que la presunta burbuja "es un disparate" y un "invento de los periodistas". López apuntó, recordando la famosa burbuja tecnológica de comienzos del siglo XXI, que "una burbuja se basa en una rapidísima subida de precios sin que haya un producto detrás que lo sustente. Nuestros edificios no se pueden pinchar, siempre están ahí". José María Díaz, de Grupo Vera, incidió en la misma idea: "Una burbuja es algo que crece rápido en base a unas expectativas de negocio y que acaba en un final brusco. Nosotros no vemos que vayamos a tener un final así". Hasta el decano del Colegio de Arquitectos, Francisco San Martín, se sumó a la enumeración de definiciones de burbuja y señaló que "no se puede comparar en ningún caso con el tecnológico porque aquí no se ha vendido humo, sino que hay edificios hechos. Otra cosa es que los promotores puedan vender esas viviendas o que los compradores puedan pagarlas".

Francisco Villalba, director de Analistas Económicos de Andalucía, explicó que, después de realizar un estudio, han encontrado un desequilibrio de entre un 22 y un 30 por ciento en el precio actual de la vivienda y su coste futuro. Dicho de otra forma, los pisos están sobrevalorados actualmente en esos porcentajes. "No creo que se pueda hablar de burbuja, pero sí es verdad que existe ese desequilibrio", dijo.

Ante la unanimidad de los ponentes, el tema recurrente era qué iba a pasar con el precio de las viviendas. Hubo algo más de disparidad aunque, en términos generales, todos afirmaron que no va a bajar en la provincia. Juan Ignacio Díaz, de Sando, afirmó que no cree que disminuya el precio "aunque sí es probable que se hagan más viviendas protegidas o pisos más pequeños y eso hará que en las estadísticas aparezcan precios más bajos".

Javier López, de Sacyr, vaticinó que el precio de la vivienda "sólo bajará si el tipo de interés, por ejemplo, pasa del 5 al 10 por ciento, pero si se reduce otra vez al 2 por ciento los precios volverán a subir". Francisco Villalba, por su parte, consideró difícil que baje el precio de los pisos aunque sí cree que habrá disminuciones "de una forma puntual y en tipologías muy concretas de viviendas".

Todos los ponentes coincidieron en la bonanza del sector inmobiliario en los últimos cinco años. La construcción y el resto de actividades económicas que trae parejas ya representan el 25 por ciento del Producto Interior Bruto andaluz.

La bajada de los tipos de interés, la numerosa llegada de inmigrantes, el cambio del modelo de familia hacia la individualidad, o la fuerte demanda de viviendas turísticas por parte de extranjeros han lanzado al sector en Málaga desde el año 2000. "Han sido los 10 mejores años de nuestra economía en Málaga", dijo Miguel Rebollo, presidente de la Asociación de Promotores de la provincia.

Ahora algunas cosas han cambiado. Los tipos de interés están más altos, el precio se ha disparado y muchos extranjeros prefieren irse a otros lugares más baratos que la Costa del Sol. ¿Cuál es el futuro? José María Díaz, del Grupo Vera, reconoció que hay incertidumbre y cree que ha llegado el momento de "adaptarse" a las nuevas circunstancias haciendo, por ejemplo, nuevas tipologías de viviendas. No obstante, los promotores son optimistas porque consideran que hay una gran demanda latente que está retraída a la hora de comprar viviendas pensando en posibles bajadas de precio o en recibir subvenciones públicas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios