Pulso al calor en el tajo

  • Protegerse, hidratarse y que guste lo que se está haciendo son algunos de los requisitos fundamentales para soportar el calor estival en los oficios de la calle

Barrenderos, electricistas, policías, obreros, socorristas, espeteros, jardineros, cocheros... Una lista interminable de oficios que cada verano se enfrenta al sol y a las altas temperaturas propias de los meses de julio y agosto. Ahora, en la época estival las palabras clave son protegerse, hidratarse y aguantar. Usar elementos que protejan del sol y beber continuamente agua -hasta dos litros- para evitar las insolaciones son sólo algunos de los consejos que ofrecen los trabajadores consultados por este periódico para poder salir airosos de una jornada laboral con temperaturas que superan los 35 grados y que en los días de terral pueden acercarse a los 40. En sus lugares de trabajo, el aire acondicionado es sustituido por agua, la sombra por un gorro o un sombrero y la máquina de bebidas por una pequeña nevera portátil. Y todo ello para poder sobrellevar, de la mejor manera posible, la jornada laboral. Pero, a pesar de esto, todos se aplican ese refrán que dice "cada maestrillo tiene su librillo" y buscan sus propias alternativas a los casi 40 grados a la sombra que llegan a soportar en los días más calurosos. Algunas de ellas son coger por la sombra, congelar la botella de agua o no hacer comidas excesivamente pesadas y copiosas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios