Rajoy anuncia nuevas decisiones "difíciles" para "crecer" y "crear empleo"

  • El presidente del Gobierno protagoniza en Málaga la segunda jornada de la convención regional del PP andaluz, rompiendo más de tres semanas de silencio

Comentarios 1

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, vuelve a hablar. Tras guardar silencio durante más de tres semanas, las mismas que han transcurrido desde su nombramiento como máximo dirigente del país, Rajoy eligió un acto de partido, la convención regional que el PP andaluz celebra desde el pasado viernes y hasta hoy en Málaga, para dirigirse a los ciudadanos e insistir en la necesidad de que las administraciones públicas deben "apretarse el cinturón" y anunciar que seguirá "tomando decisiones, aunque sean difíciles" con el fin de controlar el déficit público.

Si bien no hizo una sola alusión directa a la subida del IRPF adoptada por su Ejecutivo, en contra de lo marcado en su programa electoral, sí aseguró que se pedirá "un esfuerzo más grande a los que pueden hacerlo"; eso sí, intentando "ser justos y equitativos en las decisiones". "El objetivo es crecer y crear empleo y creo que hemos empezado a poner las bases para que España salga de esto con fuerza", apostilló.

"El Gobierno sabe perfectamente lo que tiene que hacer para mejorar la reputación de España y para crecer y crear empleo", dijo un día después de la agencia de calificación Standard and Poor's le bajase dos puntos la nota a España debido al aumento de la crisis en la zona euro. Y el mismo día en que adelantó que 2011 habrá cerrado con 5,4 millones de parados, estimación que supera en más de 400.000 el número de finales de septiembre.

Aclamado por un auditorio repleto de simpatizantes y dirigentes populares de las ocho provincias andaluzas, Rajoy dibujó la que será la agenda central del Ejecutivo para los próximos meses y en la que están marcadas en rojo la Ley de Estabilidad Presupuestaria y la reforma laboral. Un asunto este último en el que hizo un llamamiento a la responsabilidad de los sindicatos y las organizaciones empresariales para que alcancen un acuerdo.

"Queremos que haya un acuerdo, pero si no, que cada uno asuma su propia responsabilidad; todo el mundo tiene que poner lo que esté en su mano", dijo, al tiempo que afirmó que lo que no se le puede pedir al Gobierno "es que no haga nada". El también presidente nacional del PP sumó a estos dos retos otros vinculados a la reducción de los más de 4.000 organismos públicos que componen el entramado de las administraciones públicas del país y las reformas del sistema financiero, así como la nueva ley de emprendedores, que, según apuntó, podría estar lista antes de verano.

Rajoy aprovechó la cita en la capital de la Costa del Sol para mostrar las cartas con las que acudirá el próximo 30 de enero a la reunión del Consejo de Europa, que será su primera cumbre comunitaria. "El Gobierno sabe lo que hay que hacer para mejorar la reputación de España y lo va a hacer", declaró. Según añadió, acudirá a ese encuentro "a decir lo que creo que hay que hacer", con una apuesta "clara y firme por el euro, a decirle a los países que no podemos gastarnos lo que no tenemos y que todos tienen que hacer reformas económicas". Y, añadió, "España va a Europa a construir, a opinar; no necesitamos que nos digan lo que hay que hacer, porque ya sabemos lo que hay que hacer".

Pero el discurso del presidente del Gobierno tuvo también guiños evidentes para Andalucía, donde su partido, con Javier Arenas a la cabeza, podría romper tres décadas de gobiernos del PSOE. Tras pedir el cambio en la región y el apoyo para Arenas, Rajoy dijo que en este momento su compromiso con Andalucía, "es más firme que nunca". "Las elecciones del 25 de marzo tienen que ser un grito esperanzado contra el conformismo, la resignación, la corrupción y el desempleo", espetó, y aseguró que el Gobierno "estará a la altura de las circunstancias y devolverá con creces la confianza que nos dieron los ciudadanos de Andalucía".

En respuesta a un comentario irónico de Arenas, que le dijo al presidente del Gobierno que lo había dejado solo "en la lista de espera" previa a gobernar, éste dijo asumir su papel como máximo dirigente popular para "darle una orden" a Arenas: "Te ordeno que salgas de la lista de espera". Rajoy estuvo acompañado en el acto de ayer no sólo por el presidente del PP andaluz sino también por la ministra de Empleo, Fátima Báñez, y por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

La convención popular, centrada en los emprendedores y las pequeñas y mediadas empresas, se cierra hoy con la presencia de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios