Repsol centra su búsqueda de gas entre la costa de Fuengirola y Málaga

  • El área de búsqueda se ha reducido de los 307 kilómetros cuadrados iniciales a sólo 16 · El estudio de los fondos de esta superficie comenzará a finales de mes

Comentarios 1

La búsqueda de gas que la multinacional Repsol YPF inició hace casi cuatro años en el litoral malagueño está a punto de acabar. A finales de este mes la empresa comenzará el estudio de los fondos marinos de una superficie de sólo 16 kilómetros cuadrados entre las costas de Fuengirola y Málaga para concretar la zona en la que se perforará el futuro pozo de extracción ante las sospechas de que podrían existir bolsas de gas en el subsuelo del litoral malagueño.

Un barco de exploración será el encargado de realizar la segunda campaña que la compañía petrolera llevará a cabo en las costas de la provincia. Los trabajos consistirán en la toma de fotografías de los fondos marinos de esta reducida área para poder analizar los posibles impactos ambientales y técnicos que se planteen a la hora de perforar el pozo.

Fuentes de la empresa confirmaron ayer a este periódico que el estudio de esta superficie empezará a finales de abril o principios de mayo en función de las condiciones meteorológicas y la disponibilidad del barco, y durarán entre siete y diez días.

La información que se obtenga durante esta campaña se completará con la que la multinacional petrolera realizó en 2005 a través de un barrido sísmico, con sonar y cañones de aire comprimido, en una superficie de 307 kilómetros cuadrados entre Mijas y Algarrobo correspondientes a los permisos Siroco A, B y C que el Ministerio de Economía le otorgó en 2004.

Pero tras analizar los resultados obtenidos durante los primeros trabajos, Repsol ha reducido la zona de búsqueda a sólo 16 kilómetros cuadrados. Y es en esta superficie donde la empresa tendrá que decidir el sitio más idóneo para perforar el pozo que permita extraer las posibles bolsas de gas que se encuentran en el subsuelo.

Lo que sí parece que se ha descartado definitivamente es la existencia de petróleo en el litoral malagueño.

Además, según explicaron fuentes de la empresa, finalmente no será necesario llevar a cabo la campaña sísmica correspondiente al permiso Siroco D que el Gobierno central concedió a Repsol en enero para completar el estudio de los fondos marinos malagueños. La nueva autorización le daba derecho a explorar una superficie de 13.384 hectáreas, aunque la petrolera considera que "los resultados que se podrían obtener son equiparables al del resto de la zona estudiada con anterioridad".

A la empresa aún le quedan dos años para estudiar la viabilidad de perforar un pozo en la costa de Málaga según los permisos que tiene concedidos por el Gobierno. No obstante, las mismas fuentes aclararon que el hecho de que se abra un pozo "no implica que haya gas" en la zona y aseguran que de cada diez que se perforan "sólo uno suele dar resultados positivos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios