SARE, el aparcamiento inteligente

  • El Ayuntamiento implanta un nuevo sistema que permitirá ver a los conductores si hay o no plazas libres en los aparcamientos de 'zona azul' Se estima que así se reducirá el tráfico

Comentarios 1

La posibilidad de que cualquier conductor evite tener que entrar en determinadas zonas de la ciudad, delimitadas como SARE, en la búsqueda de un aparcamiento inexistente empieza a ser una realidad cada vez más extendida. Y, previsiblemente, a final de mes o a lo largo de marzo, lo será en todos los itinerarios urbanos con plazas de estacionamiento de pago, también conocidos como zona azul.

El concejal de Movilidad, Raúl López, confirmó que se está trabajando desde hace semanas en la implantación de un sistema inteligente de guiado que, si bien nació hace más de año y medio en el entorno del mercado del Carmen, ya es apreciable en las cercanías de Hoyos de Esparteros, entre otros. Respecto al avance de las actuaciones, el edil del PP confió en que "en 20 días o un mes esté ya dispuesto para las más de 2.200 plazas SARE que hay repartidas en la ciudad".

El mecanismo empleado para guiar a los conductores no es otro que un panel informativo colocado sobre un poste en las entradas de las calles con estacionamientos reguladores. En estos dispositivos se informa a los conductores de la existencia o no de plazas libres en el interior de las vías, un detalle que en muchas ocasiones evitará la generación de un tráfico de agitación, causante de no pocos problemas de tráfico en la urbe. "La experiencia que ya conocemos en el entorno del Carmen es magnífica; los conductores están muy contentos, porque con un simple vistazo saben si deben o no entrar en una zona", añadió López.

Entre las principales ventajas de este dispositivos está la de facilitar al ciudadano la localización de plazas disponibles; con lo que se puede reducir el tiempo de búsqueda y optimizar la gestión de estos estacionamientos. Esto, según los expertos en materia de movilidad, reduce el tráfico de agitación, disminuye el tiempo que el conductor dedica a buscar estacionamiento y rebaja sensiblemente las emisiones de CO2.

En términos numéricos, los estudios existentes al respecto sitúan la reducción de tráfico de agitación en un 10%, lo que incide sobre una movilidad menos contaminante. De acuerdo con la información municipal, este sistema de guiado puede suponer un ahorro de CO2 de 21,6 kilogramos por vehículo y año. Tomando como referencia el parque móvil aproximado de Málaga capital, con unos 250.000 vehículos, el empleo de este sistema podría evitar unas 5.400 toneladas de CO2 al año, que es equivalente a lo que absorben 2.700 árboles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios