El SOS de Bancosol

  • La organización solicita una aportación económica a empresas y familias tras ver reducida su subvención pública desde los 850.000 hasta los 175.000 euros

El banco de alimentos Bancosol pide ayuda económica a empresas y familias para poder seguir prestando su servicio a casi 50.000 personas desfavorecidas en la provincia de Málaga. Sí tienen alimentos porque cuentan con varios acuerdos con distribuidores, pero necesitan dinero para poder mantener la estructura que conlleva ayudar a tantas personas. Joaquín Jiménez, presidente de Bancosol, explica que la delicada situación económica por la que atraviesan se debe a que "hasta el año pasado recibíamos una subvención procedente del 0,7% de la declaración de la renta y obtuvimos 850.000 euros, pero este año ha pasado la competencia desde el Ministerio a la Junta de Andalucía y vamos a recibir 175.000 euros, por lo que de esa forma solo tenemos para llegar hasta septiembre". Jiménez no culpa a la Junta porque, expone, "la tarta es la misma y la diferencia es que somos más a repartir, por lo que cada asociación recibe menos", pero sí reconoce que "nos esperábamos una reducción más suave".

Como si de una empresa se tratase, Jiménez señala que han tenido que tomar "medidas drásticas" para reducir gastos. Entre ellos han rebajado su plantilla desde los 20 hasta los 10 empleados y, por ejemplo, han dejado de producir 600.000 kilos de pisto. "Comprábamos el excedente de producción a precio muy reducido, lo mandábamos a una fábrica y se elaboraba un pisto que repartíamos a todas las familias, pero ahora lo hemos tenido que dejar porque eso implica un coste importante", dice Jiménez.

La crisis no ha pasado porque repartimos comida aún a 48.300 personas"

Ante tal recorte en sus previsiones de ingresos, el presidente de Bancosol afirma que "pedimos a Málaga que nos ayude a ayudar". Para ello, indica que tanto empresas como familias pueden convertirse en socios benefactores y aportar una cantidad mensual que, en el caso de las familias, tiene además una desgravación fiscal del 75% y del 35% en el caso de las compañías. "Eso nos permitiría pagar los gastos de luz porque tenemos seis cámaras frigoríficas y congelados, el mantenimiento de furgonetas, las naves, el personal...", recalca el máximo responsable de Bancosol.

Jiménez detalla que "nuestro presupuesto solo para alimento es de 300.000 euros y, aunque nuestros costes son bajos porque tenemos voluntarios, para cuadrar el presupuesto habría que llegar hasta los 500.000 euros". Entre la subvención pública y la colaboración de entidades como la Fundación Unicaja, Caixabank, el ayuntamiento de Málaga o el Colegio de Abogados de Málaga el presidente de Bancosol afirma que les faltarían para cubrir presupuesto unos 150.000 euros.

Jiménez señala que cuando la crisis ha golpeado con más fuerza han atendido a 55.000 personas en la provincia, pero hace hincapié en que "la crisis no ha pasado porque ahora repartimos comida a 48.300 personas". "La situación es todavía muy grave porque aunque algunas familias han encontrado un empleo, éste es bastante precario con sueldos de unos 700 euros mensuales y así es muy difícil mantener una casa". El presidente de Bancosol recuerda que, además del reparto de alimentos, tienen programas de inserción laboral con el que ayudaron el año pasado a 144 personas a encontrar trabajo. Forman a las personas interesadas, entran a hacer prácticas en empresas colaboradoras y muchas de ellas acaban siendo contratadas.

Aquellas personas o empresas que quieran colaborar pueden llamar al teléfono 952179579 o rellenar un formulario en la página web www.bancosol.info.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios