Santiago redescubre su historia

  • La obras de la parroquia avanzan a buen ritmo y en breve comenzarán las labores de reparación del espacio tras eliminar la solería de mármol y las humedades de las paredes

Las obras que el Obispado de Málaga realiza desde el pasado mes de enero en la parroquia de Santiago avanzan a buen ritmo. Tras la supresión de la solería de mármol y casi tres metros de altura de las capas de cemento en paredes y pilares, las obras de reparación del templo pasan ahora a la reposición de elementos lo que permitirá, si los plazos previstos se siguen cumpliendo, que el templo vuelva a estar abierto dentro de 12 meses.

Los trabajos se concentran ahora en la creación de una cámara de aire entre la solería del templo y los zócalos de mármol que cubren algunos de los pilares, así como en la restitución del cemento de las paredes. El arquitecto técnico del Obispado, Pablo Pastor, explicó que hasta el momento las labores habían sido principalmente arqueológicas, permitiendo descubrir las pilastras originales de estilo mudéjar o la puerta principal del templo, cegada en el siglo XVIII.

La actuación en las criptas, que superan la decena, ha consistido en la eliminación de los escombros que había depositados así como la revisión de pinturas murales descubiertas en el interior de las mismas. Ana Arancibia, arqueóloga de las obras de Santiago, explicó que algunos de estos enterramientos tienen pinturas alusivas a la danza de la muerte, con esqueletos escoltados por una corona real y una mitra, como símbolo del final de la vida que llega para todos por igual. Esta decoración barroca, del año 1789, se encuentra también presente en San Lázaro y la cripta de los condes de Buenavista.

A pesar de la existencia de un registro de enterramientos en la iglesia, la reubicación de los cuerpos en los nichos numerados no permite conocer con exactitud a quién pertenecen los restos. Sin embargo, los historiadores ubican entre los sepultados a los imagineros José Micael Alfaro y Fernando Ortíz, así como a Felipe de Unzurrunzaga, arquitecto de la basílica de la Victoria.

Las obras del templo además han permitido descubrir diversas etapas de la obra y descartar la teoría de estar construida sobre una antigua mezquita: "No hay evidencias ni tampoco tenía mucho sentido que existiese tan cerca de la muralla. Sí es el primer templo de la era cristiana en la ciudad", explicó Arancibia. Según indicó Pablo Pastor, durante las obras de construcción de la Catedral la parroquia de Santiago fue el primer templo de Málaga durante casi un siglo.

Igualmente, las obras en la capilla bautismal han permitido localizar parte del empedrado de la calle Santiago, ya que el muro del templo se retranqueó dejando parte del vial en el interior así como restos de pinturas murales en uno de los muros.

Junto a la certificación de su historia, la obra realizada por la empresa ORP y presupuestada en 730.000 euros dotará al templo de un nuevo sistema eléctrico y la pintura de sus paredes previsiblemente en blanco tras las catas de color realizadas en las capillas y naves del interior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios