El TSJA da la razón a Emasa por una deuda de agua de 755.000 euros

  • La Sala condena a la entidad de conservación de Miraflores de El Palo por el suministro de agua entre 2002 y 2006

La Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha condenado a una entidad urbanística colaboradora de conservación Miraflores de El Palo a pagar a la Empresa Municipal de Aguas (Emasa) de Málaga casi 755.000 euros por la deuda que mantenía por el abastecimiento de unos 400 usuarios durante años.

Tras muchos años de litigios administrativos y finalmente judicial, un juez ha puesto punto y final al desacuerdo que arrastran la empresa municipal y la entidad sobre el pago del servicio de suministro de agua para uso doméstico prestado entre 2002 y 2006. El fallo, contra el que cabe recurso de apelación y al que ha tenido acceso este periódico, estima parcialmente el recurso presentado por Emasa para tratar de recuperar la cantidad de 999.140,98 euros que estimaba que le debía el organismo al que le estuvo abasteciendo agua durante los citados años en virtud de los dos contratos de suministro que mantiene.

Sin embargo, la Sala del TSJA considera que los errores constatados en algunas de las facturas aportadas y en algunos pagos demostrados por la entidad llevan a reducir la deuda total a 754.951,3 euros, que deberá abonar la entidad de conservación a Emasa. Tampoco el juez ha estimado la petición de la empresa municipal de agua de condenar a la entidad de conservación a pagar los intereses de demora provocado por el impago del suministro durante años. La razón aducida por la Sala es que Emasa "no es un organismo tributario en cuanto tal".

Además, no ha tenido en cuenta el TSJA la alegación presentada por la demandada en cuanto a que la cantidad reclamada no se debía en compensación por las fugas y averías atendidas en la red de saneamiento de la zona sufridas por las roturas provocadas por el paso de camiones de gran tonelaje pertenecientes a obras de urbanizaciones ajenas a la reclamada. En ese sentido, el fallo judicial es contundente al afirmar que ni ha podido demostrar estos hechos al no aportar una pericial "mínimamente fundada" ni es responsabilidad de Emasa "a la que sólo le corresponde el suministro de agua para uso doméstico".

El titular de la Sala de los Contencioso-administrativo añade en su fallo que se trata de "un supuesto impago de un suministro de un servicio público esencial constante y duradero en el tiempo y no de una factura precisa y concreta" del que, insiste, se beneficiaba la entidad de conservación.

La sentencia de ahora se suma a un largo listado de desencuentros que en 2008 estuvo a punto de solventarse con un acuerdo que finalmente la entidad urbanística de conservación de Miraflores de El Palo rechazó. Hasta siete borradores de convenio diferentes llegaron a redactarse para que Emasa recepcionara el abastecimiento de agua de los casi medio millar de usuarios que viven en la urbanización ante la imposibilidad de seguir prestando el servicio.

La empresa municipal aceptó entonces hacerse cargo del abastecimiento de la zona a cambio de que la entidad asumiese las obras de modernización de la red de distribución, valoradas en un 1,8 millones de euros. Pero finalmente la propuesta fue rechazada. El convenio firmado con los vecinos recogía que éstos debían asumir casi la totalidad del coste que supondría adaptar las redes de abastecimiento de la zona, mientras que la empresa municipal financiaría el 20%. Pero en el último momento el convenio saltó por los aires y fue cuando Emasa decidió interponer el recurso contencioso-administrativo que ahora ha ganado.

A día de hoy, la citada entidad de conservación sigue abasteciéndose en parte del agua suministrada por Emasa, ya que la mayor parte del agua consumida en la zona procede de unos pozos propios mantenidos por este organismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios