Teatinos, Rincón y la Costa occidental, los 'puntos negros' en el mapa de escolarización

  • En el distrito de la capital la mayoría de los colegios han de realizar sorteos porque la demanda supera en mucho la oferta de plazas · Crecen las infraestructuras nuevas pero aún perviven las aulas prefabricadas

El próximo 1 de marzo comienza un nuevo periodo de escolarización, un mes para realizar la elección de centro educativo. Lo que para algunos será un mero trámite administrativo, para otros se convertirá en un auténtico quebradero de cabeza con el único objetivo de hallar el colegio perfecto para sus hijos. Aunque después de dar muchas vueltas, de valorar varios parámetros y de escuchar comentarios de parientes, compañeros y amigos, el verdadero conflicto se presentará cuando el niño no entre en el lugar elegido. En zonas de expansión como Teatinos, sobre un 20% de los escolares no se pueden matricularse en el primer centro escogido y la mayoría de los colegios han de realizar sorteos porque la demanda supera en mucho la oferta de plazas. Aunque en los últimos años se han creado nuevas infraestructuras educativas, el distrito de Teatinos sigue siendo una zona conflictiva en el mapa de escolarización. "Con la incorporación del colegio Rectora Adelaida de la Calle, en Soliva, y el Almudena Grandes tendremos plazas suficientes", asegura Mar Villanueva, presidenta de la Ampa Colores de Botticelli y portavoz de la Plataforma Prometeo. Sin embargo, apunta que "el problema está ya en la Primaria, con la masificación que arrastramos de años anteriores".

Sirva como ejemplo el colegio Carmen de Burgos, que cuenta con una sola unidad de sexto de Primaria y con cinco clases de segundo. El centro vecino, el Almudena Grandes, tuvo que asumir seis aulas de primero de Infantil hace tres años para poder dar cabida a toda la demanda. En este curso, los alumnos no admitidos en otros centros se han recolocado en el nuevo Rectora Adelaida de la Calle y en los veteranos Luis Buñuel y Tierno Galván. De los ocho colegios públicos de la zona, tan sólo tres no tuvieron que realizar sorteo de plazas este curso.

Encajar a los nuevos solicitantes en municipios como Rincón de la Victoria también es un rompecabezas para los responsables de Educación. Según los datos aportados por la Concejalía de Educación, para el próximo curso se escolarizarán 550 niños en el municipio y para atender a todas las solicitudes tendría que haber 22 aulas y, sin embargo, no llegan a 15. La mayor deficiencia se encuentra en el núcleo de Torre de Benagalbón donde sólo existe el CEIP Josefina Aldecoa. En la última reunión que el Ayuntamiento mantuvo con la delegación provincial de Educación les informaron que el futuro colegio de Lo Cea no estará operativo para este curso ya que actualmente se está redactado el proyecto de ejecución. Esto supone, que los alumnos comenzarán un año más en aulas prefabricadas, y si los plazos se cumpliesen, se podrían abrir algunas líneas en enero del año que viene. La parcela donde se construirá, de 9.000 metros cuadrados, fue cedida por la administración local en 2009. En noviembre del año pasado, el Ayuntamiento de Rincón de la Victoria ofreció otra parcela a la Junta en la Finca Garcés. Aunque cuenta con 12.000 metros cuadrados, fue anteriormente rechazada por la administración autonómica aludiendo a la pendiente del terreno. No obstante, existe el compromiso de volverla a inspeccionar por si fuese posible construir otro centro educativo.

En ciertas zonas de la costa occidental también surgen los problemas a la hora de dar cabida a los solicitantes. El curso anterior se registró una gran demanda dentro de la zona oeste de Benalmádena, en concreto en los centros Jacaranda, Maravillas y Mariana Pineda. Debido a ello, la Consejería decidió instalar aulas prefabricadas en los colegio Mariana Pineda y también en el Tomillar. Además, en el Jacaranda se readaptaron dos espacios para el uso de niños de tres años. Este curso también se ha inaugurado la ampliación del colegio La Leala, por lo que de esta forma el centro ha dejado atrás las prefabricadas.

En Torremolinos, en los colegios Mar Argentea, Atenea y Benyamina, se quedaron fuera de la lista de admitidos casi un centenar de niños. Los padres pidieron aulas temporales hasta que se lleve a cabo la construcción de un nuevo centro en la zona de La Colina. Cerca de un millar de niños iniciaron este curso escolar en prefabricadas. En cifras ofrecidas el pasado mes de septiembre, Educación mantenía en la provincia malagueña 50 módulos con dos clases cada uno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios